En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“Déjame Vivir”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Yo soy de los que creo firmemente que el aborto es un crimen. Y el que así no lo crea, que deje ese espermatozoide crecer, que o da a luz a los 9 meses o se explota.

Lo cierto es que tenemos que educar más y mejor a nuestras jovencitas para que no se entreguen al sexo desordenado y después que se hagan un aborto, que repito es un crimen como quiera que me lo pongan.

Quiero compartir con todos ustedes algo que me llego hace unos días y lleva por título: La Oportunidad de Vivir y dice así: “Hace poco me encontré con una amiga a quien muchas veces había escuchado. Ella, con 18 años quedó embarazada y vino a contarme su historia, me dijo con mucho miedo que en su casa iba a tener grandes problemas y en fin, tantas cosas que le pueden pasar a una jovencita por la cabeza. Me dijo que me lo contaba porque en muchas ocasiones yo había sido el único que le había escuchado. Me dijo que no sabía qué hacer y que incluso el aborto había pasado por su mente. 

Le conté la historia de una amiga mía muy cercana, quien precisamente, a los 18 años, quedo embarazada no de su primer sino de su segundo hijo.

Ella era soltera y aunque ambos niños eran del mismo padre, en aquel momento ella vivía con su mamá y por supuesto que si el primer embarazo fue un golpe duro para toda la familia, este segundo sería, bueno ustedes se lo pueden imaginar.

Ella pudo haber abortado fácilmente y olvidarse del problema. Sin embargo esta mujer fue valiente y confió en Dios. Aún con sus limitaciones económicas, ese niño nació, creció y esta mujer alió adelante. Más tarde, se casó con el padre de los niños y tuvieron incluso 3 más. Y hoy aquel niño que pudo no haber nacido vive junto con sus 4 hermanos y familia, y Dios tiene un proyecto para cada uno. 

Llegados a este punto, mi amigo me interrumpió para decirme que cómo podía estar tan seguro de todo esto y de que las cosas terminaron de esa forma. Además, aquel niño pudo ser uno más y se preguntaba en qué podría ayudarla esa historia. Esta vez yo la interrumpí y le dije lo siguiente.

Es muy sencillo amigo mía, aquel niño, hijo de una mujer soltera, al que bien pudo haberlo visto como un grave error, ha sido quien muchas veces te ha escuchado y ayudado aún cuando nadie más en tu casa lo hacía y ahora te pide que no le niegues la vida a ese bebé, pues en el futuro alguien puede necesitarlo como tú me buscaste ahora. Si mi madre hubiera abortado, yo no estaría hoy aquí contigo”.

Mis amigos. La vida es un don que solamente Dios da, por ende, solamente Dios puede pedirlo de vuelta. A lo mejor ese niño que va a nacer puede ser el que descubra la cura del cáncer, del sida o puede ser un gran artista. Por lo tanto: Déjalo vivir. 

Termino con el Verso 16 del Capítulo 29 del Libro de los Proverbios que dice: “Cuando se multiplican los malvados, aumentan los crímenes, pero los justos verán su caída”

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *