Tanto los Heat, que habían perdido el jueves pasado contra los Warriors por 110-123 como los de San Francisco, llegaban el martes de sucumbir sus dos anteriores partidos.

Una sensacional actuación de Max Strus saliendo del banquillo fue decisiva para que los Miami Heat vencieran este martes en casa a los Golden State Warriors por 116-109 en un reñido partido en el que un triple doble de Stephen Curry no fue suficiente para los campeones de la NBA.

Tanto los Heat, que habían perdido el jueves pasado contra los Warriors por 110-123 como los de San Francisco, llegaban el martes de sucumbir sus dos anteriores partidos.

Tanto Miami como Golden State suman ahora tres victorias por cinco derrotas este curso.

Strus consiguió 24 puntos, un rebote, 2 asistencias y un robo; Jimmy Butler hizo 23 tantos, 6 rebotes, 8 asistencias y un tapón; Bam Adebayo sumó 19 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y un tapón. Por lo locales también, Kyle Lowry se anotó 13 tantos y Duncan Robinson 17.

Por los visitantes, Stephen Curry firmó un triple doble de 23 puntos, 13 rebotes, 13 asistencias y un robo. Andrew Wiggins presumió de 21 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y 2 tapones; y Klay Thompson de 19 tantos, 3 rebotes, 2 asistencias, un robo y un tapón.

FESTIVAL DE TRIPLES

El partido comenzó con un intercambio de triples entre el canadiense Andrew Wiggins y Caleb Martin y luego otro de Curry.

Un segundo triple de Curry, que había entregado ya tres asistencias, daba a los Warriors su máxima ventaja a poco menos de 5 minutos para concluir el primer cuarto (11-19).

Pero los locales no se dejaban impresionar y un triple imposible de Max Strus acercó el marcador (20-21) y otro de Duncan Robinson le dio la vuelta a la tortilla (23-21).

El alero Robinson repitió triple para el 28-24 a un minuto del final de un primer cuarto, que tras un mate espectacular de Ban Adebayo en 'alley-oop' y otro triple de Strus sonando la bocina, concluyó con 10 canastas de tres y el luminoso señalando 33-24.

Klay Thompson, al que le tocó jugar este martes en su régimen de alternar partidos para recuperarse progresivamente de su duradera lesión en el tendón de Aquiles, se estrenó en el marcador con un triple en la medianía del segundo cuarto (42-32) que contestó de nuevo Adebayo colgándose del aro (44-39).