San Francisco llega con una racha de 10 triunfos consecutivos, algo que Armstead subrayó no es ventaja en un duelo a matar o morir.

Redacción Deportes.- Arik Armstead, defensivo de los San Francisco 49ers de la NFL, aseveró este viernes que los gambusinos llegan a su duelo de playoffs ante los Seattle Seahawks como una máquina bien engrasada a la que es genial ver jugar.

"Tomamos esto semana a semana, pero la verdad es que contamos con un gran equipo en ofensiva y defensiva, tenemos una máquina engrasada bien afinada en este momento a la que ha sido genial ver", explicó el ala defensiva en entrevista con Efe.

Los 49ers, campeones de la división Oeste de la Conferencia Nacional (NFC) y segundo mejor de la NFC, abrirán este sábado la ronda de comodines de la NFL con el duelo en que recibirán a los Seahawks, equipo que terminó en el séptimo puesto de la NFC.

San Francisco llega con una racha de 10 triunfos consecutivos, algo que Armstead subrayó no es ventaja en un duelo a matar o morir.

"Es genial la manera en que hemos llegado hasta aquí, pero todos sabemos que los playoffs abren una nueva temporada, así que debemos ir partido a partido; me gusta lo que hemos mostrado, pero tenemos que salir y ganar", explicó el nacido en Sacramento, California.

Arik Armstead llegó a la NFL en la primera ronda del Draft 2015 seleccionado por los 49ers, equipo con el que ha estado desde entonces.

El ala defensiva de 29 años ya disputó un Super Bowl, el cual perdió San Francisco 31-20 ante los Kansas City Chief en la edición LIV, por lo que sueña con una revancha en este año.

"Claro que queremos volver, pero primero debemos superar a los Seattle Seahawks, luego buscar llegar al juego de campeonato de la NFC y ahí corroborar lo que la gente piensa de nosotros; sabemos que para eso debemos seguir jugando a muy alto nivel", puntualizó.

El trabajo que ha realizado el coordinador defensivo, DeMeco Ryans, hizo que los 49ers terminaran la campaña regular como la mejor defensiva de la NFL, algo de lo que Armstead se dijo orgulloso.

El jugador también reconoció el trabajo ofensivo en el que San Francisco fue el quinto mejor de la liga a pesar de que durante la temporada perdió a Trey Lance, su quarterback principal, y a Jimmy Garoppolo, pasador de respaldo, ambos por una lesión en el tobillo.

Sin resentir esas bajas el ataque funcionó con el novato de 23 años Brock Purdy en los controles, apoyado en hombres como George Kittle, Christian McCaffrey, Deebo Samuel, Kyle Juszczyk, Brandon Aiyuk, entre otros a los que Arik elogió.

"Purdy ha estado ejecutando a un alto nivel y está rodeado de mucho talento en ofensiva. No puedes detener a todos esos tipos porque sabes que alguien tendrá un gran juego, así que creo que no puedes detener a todos en el mismo día", concluyó.