Las autoridades municipales de Chicago anunciaron el levantamiento de algunas restricciones que impedían la presencia de espectadores en los campos de los Cachorros y de los Medias Blancas, equipos del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

CHICAGO.- Las autoridades municipales de Chicago anunciaron el levantamiento de algunas restricciones que impedían la presencia de espectadores en los campos de los Cachorros y de los Medias Blancas, equipos del béisbol profesional de las Grandes Ligas.


Con las nuevas normativas, ambos equipos podrán tener hasta un 20 por ciento de la capacidad en sus respectivos estadios del Wrigley Field y el Guaranteed Rate Field con espectadores por primera vez en más de un año.


Las reglas, anunciadas este lunes por la administración de la alcaldesa Lori Lightfoot, entrarán en vigencia el 1 de abril, Día Inaugural de los Cachorros.


Mientras que el primer partido en casa de los Medias Blancas, que militan en la Liga Americana, será el próximo 8 de abril.


Lightfoot, que declaró ser "una aficionada acérrima de los deportes", dijo que "personalmente estoy emocionada de que Chicago dé sus primeros pasos cautelosos hacia la reapertura segura de nuestros amados estadios de béisbol a los fanáticos esta temporada".


La capacidad inicialmente se limitará al 20% para cada lugar con al menos dos metros y medio de separación entre los aficionados.


En Wrigley Field, el estadio de béisbol más antiguo de la Liga Nacional, la asistencia estará limitada a 8.274 aficionados por partido.


Los Cachorros no informaron pruebas positivas de covid-19 entre sus jugadores en la temporada 2020.


"Nada puede reemplazar la energía y el entusiasmo que nuestros amados seguidores aportan con su presencia en el campo en todos y cada uno de los partidos", declaró el presidente ejecutivo de los Cachorros, Tom Ricketts. "Estamos listos y emocionados por nuestra tan esperada reunión en el Wrigley Field".


Mientras que la asistencia de espectadores en el Guaranteed Rate Field será de 8.122 personas.


"Creemos que este es un momento en el que el béisbol puede volver a servir a nuestros seguidores y las comunidades, ya que todos esperamos un regreso gradual a la normalidad", destacó Jerry Reinsdorf, presidente de los Medias Blancas.


Lightfoot le dio crédito a ambos equipos por trabajar en estrecha colaboración con los funcionarios de salud pública de la ciudad para desarrollar un plan para recibir a los aficionados de manera segura.


"Además se nos ofrecerá un camino hacia el aumento seguro de la capacidad del estadio a medida que nos acercamos a nuestra recuperación de la covid-19", adelantó la alcaldesa de Chicago.


"La ciudad determinó que era apropiado permitir la entrada a un número limitado de aficionados, con base en niveles de riesgo bajo a moderado que comenzamos a tener en Chicago", agregó.


Los Cachorros y los Medias Blancas incluirán nuevas medidas diseñadas para cumplir con las normas locales de salud y disminuir el riesgo de transmisión de la covid-19, entre ellas no utilizar dinero en efectivo, reducir las filas una vez dentro y todos deberán usar mascarilla.


Con el anuncio de Chicago y la decisión de California el viernes de permitir que los estadios de béisbol, entre otros lugares al aire libre, admitan aficionados, al menos 25 de los 30 equipos de las Grandes Ligas han anunciado planes que permitirán a los seguidores estar en las gradas para el Día Inaugural.


Según The Wall Street Journal, alrededor del 40% de los ingresos anuales de los equipos de béisbol se derivan de la asistencia en el estadio, incluida la venta de entradas y las concesiones.


Por su parte, el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred, a través de un comunicado agradeció a la alcaldesa Lightfoot el compromiso y la gestión que ha realizado para que la vuelta de los aficionados de Chicago a los campos de béisbol sea toda una realidad segura para todos.