REDACCION.- En su última carta a los demás jugadores, el presidente del sindicato, Derek Fisher, negó rotundamente un informe publicado este fin de semana que alegaba que el director ejecutivo del sindicato, Billy Hunter, y otro miembro no identificado de la junta ejecutiva han cuestionado a Fisher acerca de su relación con el comisionado de la NBA, David Stern, y el comisionado adjunto, Adam Silver.

En la carta de la noche del lunes, Fisher respondió al informe del viernes del columnista de FoxSports.com, Jason Whitlock, y a las sugerencias de que la dirigencia sindical se estaba resquebrajando, con las siguientes palabras: "Por lo general ni siquiera dignifico estos informes absurdos de los medios de comunicación con un comentario. Pero antes de que estos informes sigan adelante, permítanme decirle a cada uno de ustedes que mi lealtad ha sido y siempre será hacia los jugadores.

"Cualquiera que cuestione o dude lo anterior, no me conoce a mí, ni mi historia, ni lo que yo represento", dijo Fisher. "Y francamente, ¿cómo se atreve alguien a poner eso en tela de juicio? La Asociación de Jugadores está unida y todos los informes que sugieren lo contrario son falsos.

No ha habido ningún acuerdo paralelo, no hubo negociaciones ocultas ni nada cercano a eso. Estamos unidos para trabajar para ustedes, para representar las mejores opciones y volver a jugar".

Una fuente le dijo a FoxSports.com que Fisher ha estado negociando en privado con Stern y Silver, y les había prometido a los dos funcionarios top de la NBA que iba a hacer que el sindicato aceptase una división de 50/50 de los ingresos anuales (conocidos como los ingresos relacionados con el básquetbol) en el siguiente acuerdo.

Según el informe, las preocupaciones sobre la lealtad de Fisher hacia Stern y Silver son similares a las críticas que enfrentó el ex presidente del sindicato, Michael Curry, en 2005, cuando se negoció el acuerdo anterior. Curry pronto comenzó a trabajar para la NBA después de que el acuerdo fue completado.

Con el optimismo generalizado de que un acuerdo para salvar un total de 82 partidos de temporada estaba cerca de la semana pasada, las negociaciones se derrumbaron abruptamente el viernes, cuando la liga se negó a ceder en su propuesta de división de los ingresos 50/50 y Hunter se mantuvo firme en el 52.5 por ciento.

Previamente el lunes, Hunter le dijo al Sports Business Journal: "Mi relación con Derek es muy buena. No hemos tenido ningún tipo de enfrentamiento".

Los propietarios y los jugadores no han programado otra sesión de negociaciones, pero la carta de Fisher pareció dar a entender que una nueva ronda vendrá muy pronto. Escribió: "Voy a estar en contacto más adelante esta semana con los cambios en los detalles de las negociaciones". Yahoo! Sports informó el lunes que las partes están pensando en la posibilidad de reintroducir al mediador federal George Cohen en las conversaciones.

En la carta, añadió Fisher: "Son tiempos interesantes. El reloj está corriendo y somos conscientes de que se están perdiendo partidos, nuestros trabajos están en juego, tal como los de todos los trabajadores de los estadios y dueños de los negocios afectados por el paro... El ÚNICO objetivo que tenemos con el Comité Ejecutivo es presentarles a ustedes el trato más justo que sea posible. Un acuerdo que sea justo tanto con respecto al sistema como a los ingresos. Un punto no es más importante que el otro. Ambos producen impactos profundos en nuestro negocio, nuestro deporte y nuestro día a día en la liga.

"El intento de dividirnos de parte de algunas "fuentes" no tendrá éxito", añadió Fisher. "Vamos a seguir trabajando cada día para hacer lo mejor para ustedes, los negocios que dependen de nuestra liga y nuestros fanáticos.

"La NBA y los propietarios no nos han permitido volver a trabajar. Por lo que esencialmente les han dado la espalda no sólo a los jugadores, sino a los fanáticos que son quienes han hecho que ganasen miles de millones. Espero que decidan cambiar eso. Es la única manera de que todos podamos ganar"