Pekín.- Guo Jingjing, la ganadora de cuatro oros olímpicos y conocida como la diva del trampolín chino, anunció su retirada en un momento en el que la prensa local especula con una posible boda.

El diario oficial "China Daily" señala hoy que la entrenadora de Guo (apellido), Zhou Jihong, confirmó a la prensa local que su estrella, de 30 años de edad, no competirá en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Según la entrenadora, Guo ya no está participando en los entrenamientos del equipo nacional y éste respeta la decisión de su mejor saltadora, cuyos logros han marcado una nueva era en la natación china.

Además de sus cuatro medallas olímpicas, Guo, todo un fenómeno de masas en China, acumula otros diez títulos mundiales.

Aunque la diva no reconocido abiertamente sus intenciones de contraer matrimonio con su millonario novio desde hace siete años, el heredero hongkonés Huo Qigang (Kenneth Fok, en el dialecto local), la prensa local asegura que se casará este año.

Huo es heredero de una familia cuyos bienes se cifran en 45.000 millones de dólares, promotora deportiva y con lazos con el gobierno chino, y no parece casualidad que el padre del novio, el multimillonario Huo Zhenting (Timothy Tsun-Ting Fok), sea también presidente del Comité Olímpico de Hong Kong.

"Creo que he cumplido con mi cometido", señaló la famosa saltadora en los últimos días a la revista shanghainesa "The Bund". "No tengo pensado acudir a los Juegos de Londres. Esa oportunidad es mejor que la aprovechen otros de los talentos del equipo", concluyó.

La retirada de Guo marca el final de una era en la que ésta acumuló récords casi imbatibles como las cuatro medallas olímpicas y otras cinco victorias consecutivas mundiales en individuales y sincronizados.

Guo no es sólo un fenómeno sobre el trampolín, sino también objetivo de la prensa rosa por su romance con el heredero y por su exótica belleza, motivo por el que numerosas marcas de cosmética y moda locales hacen uso de su imagen.

La partida de Guo ha levantado interrogantes sobre su sucesora, para lo que la entrenadora Zhou ha pedido paciencia.

"Preparar a una estrella será uno de los principales objetivos del equipo nacional de saltos. Guo ha marcado una nueva era, por lo que es difícil reemplazarla", señaló la preparadora.

No obstante, Zhou señala que dos de las saltadoras que ya cuentan con medallas olímpicas en el equipo, Wu Minxia y Chen Ruolin, tienen oportunidades de convertirse en herederas de la "diva".

Wu, de 25 años, se hizo con dos oros en Atenas y en Pekín y está recuperándose de una lesión, mientras que la todavía adolescente Chen se coronó como campeona olímpica en 2008, con solo 15 años de edad.