BARCELONA, España.- El Barcelona se proclamó campeón de Europa de fútbol sala en la localidad azerbaiyana de Bakú al derrotar en la final al Dinamo de Moscú (2-5) y ganó su segunda copa continental en tres años.

El conjunto catalán accedió a la final tras superar al equipo local, el Araz, al que derrotó gracias a los penaltis (2-4) tras haber acabado el partido 4-4.

En la semifinal, el portero barcelonista Paco Sedano fue la estrella al detener dos penaltis, y en la final volvió a cuajar una sensacional actuación, con numerosas paradas de mérito, que cerró con un gol desde su portería, el definitivo 2-5.

El Barcelona repite título y contra el mismo rival, al que ya derrotó hace dos años (3-1) en una final disputada en Lérida.