En los cuatro partidos que el torpedero ha visto acción hasta el momento, registra promedio de bateo de .375, fruto de los seis imparables que ha conectado en 16 apariciones oficiales, empatado en el liderato del equipo con el antesalista Alex Bregman.

Redacción Deportes.- El dominicano Jeremy Peña ha necesitado apenas cuatro partidos para convencer al dirigente de los Astros de Houston, Dusty Baker, que es el sustituto ideal del puertorriqueño Carlos Correa, quien está cerca de convertirse en agente libre.

Antes de su llegada a las Grandes Ligas, Peña había demostrado que poseía un bate con capacidad de pegarle de manera consistente y con fortaleza a la pelota, elementos que ha puesto de manifiesto en el terreno de juego con los Astros.

En los cuatro partidos que el torpedero ha visto acción hasta el momento, registra promedio de bateo de .375, fruto de los seis imparables que ha conectado en 16 apariciones oficiales, empatado en el liderato del equipo con el antesalista Alex Bregman.

La contundencia de Jeremy se evidencia en el hecho de que el 50 % de sus batacazos han sido extrabases, registrando un porcentaje de 'slugging' de .688.

Entre sus batacazos, Peña registra dos dobles (empate en el liderato del conjunto de Houston) y un cuadrangular, mediante los cuales ha producido una carrera y ha anotado otras dos, mientras se ha desempeñado como primero y el segundo en el orden ofensivo.

Con un porcentaje de embasarse de .412, ayudado por sus seis 'hits' y una base por bolas, Peña le ha dado la oportunidad a su ofensiva de responder con él en los senderos, algo que es de gran importancia cuando se ocupa un puesto en la parte inicial de la alineación.

Jeremy ha mostrado capacidad de llegar a las bases y poder en el madero en estos primeros cuatro partidos, en los cuales contribuyó a que los Astros lograron salir por la puerta grande en tres de estos compromisos ante los Angelinos de Los Ángeles.