También el escolta Seth Curry volvió a ser el jugador más eficaz de los Sixers en los tiros desde fuera del perímetro y aportó 21 puntos después de anotar 5 de 6 intentos de triples, de los 12 que logró el equipo de Filadelfia

ESTADOS UNIDOS.- Noche de emociones encontradas la que le tocó vivir al pívot camerunés Joel Embiid que vio como el serbio Nikola Jokic le arrebataba el premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, pero en el campo, con los Philadelphia Sixers, se erigió una vez mas en la gran figura que anotó 40 puntos y los guió al triunfo por 118-102 a los Atlanta Hawks en el segundo partido de las semifinales de la Conferencia Este.

La victoria fue la primera de los Sixers en la serie al mejor de siete después de caer derrotados en el primero y perder la ventaja de campo que ahora la tienen los Hawks, que regresan a Atlanta, donde se jugarán los próximos dos partidos. El tercero está programado para el viernes.

Embiid también acabó con un doble-doble al capturar 13 rebotes, dio dos asistencias, recuperó dos balones, perdió tres, puso un tapón y disputó 35 minutos, sin permitir que el pívot suizo Clint Capela, que acabó con 10 puntos y ocho balones capturados bajo los aros pudiese ser factor ganador.

Si lo fue el alero Tobias Harris que volvió a ser una fuerza importante en el ataque de los Sixers al conseguir 22 puntos y acabar como segundo mejor encestador, además de capturar seis rebotes y repartir cuatro asistencias.

También el escolta Seth Curry volvió a ser el jugador más eficaz de los Sixers en los tiros desde fuera del perímetro y aportó 21 puntos después de anotar 5 de 6 intentos de triples, de los 12 que logró el equipo de Filadelfia.

Curry acertó sus primeros cinco triples hasta que falló uno al final del tercer periodo.

La inspiración encestadora de Embiid, Harris y Curry compensó la mala noche que tuvo el base australiano Ben Simmons, quien apenas llegó a los cuatro puntos, pero tras haber hecho solo tres tiros a canasta, y repartió siete asistencias.

Las acciones de los Sixers se dieron después que el partido tuvo al legendario Julius Erving como protagonista del acto ceremonial del comienzo.

Además de Simmons llegó al campo con una camiseta de Iverson, mientras que Embiid es el séptimo jugador de los Sixers con al menos 10 partidos de playoffs de más de 30 puntos en su carrera.

Pero sería el escolta reserva Shake Milton el que surgiese como factor sorpresa ganadora de los Sixers al conseguir 14 puntos, incluido un triple que hizo posible que el equipo de Filadelfia al final pudiese romper el marcador a su favor.

Milton fue el sexto hombre que luego perdió su lugar en la rotación y anotó solo 17 puntos por acción irregular en seis partidos de postemporada.

El entrenador de los Sixers, Doc Rivers, mantuvo la fe y Milton castigó a los Hawks y ayudó a los Sixers a montar una racha de 14-0 que abrió el partido a su favor y levanto de los asientos a los seguidores del equipo de Filadelfia, que volvieron a llenar las gradas del Wells Fargo Arena.

Milton no jugó en la primera mitad, pero anotó un triple de larga distancia antes que sonase la bocina que envió a los Sixers al último cuarto con una ventaja de 91-84. Siguió adelante con un tiro en suspensión temprano en el último periodo para el parcial de 95-84, que sería decisivo.

Embiid saltó del banco y se volvió loco y fue el primero en saludar a Milton antes de un tiempo muerto. Milton recibió una ovación de pie poco después cuando dejó el partido con los Sixers arriba 114-97. Sus 14 minutos fueron los más valiosos del segundo partido de la serie.

Esta vez no hubo sorpresa como se dio en el primer partido ni permitieron que los Hawks llegasen a tener 26 puntos de ventaja, que fue lo que les costó a los Sixers la derrota.

Embiid también había demostró su valía durante toda la temporada, pero no para superar al pívot serbio Nikola Jokic en el elección del premio del Jugador Mas Valioso (MVP), al que le fue otorgado este mismo marte por el comisionado de la NBA, Adam Silver.

El base Trae Young anotó 21 puntos para los Hawks, pero estuvo lejos de la barrera de los 35 y 10 asistencias que aportó en el primer partido de la eliminatoria que ganaron a domicilio por 124-128.

El ala-pívot italiano Danilo Gallinari anotó 21 tantos como segundo máximo encestador y el escolta Kevin Huerter tuvo otros 20 después que anotó sus primeros ocho tiros de campo y los tres triples en tres cuartos.

Al igual que en el primer partido, las reservas de los Sixers no pudieron mantener el juego competitivo. Los cinco jugadores de la banca utilizados en la primera mitad fueron de más a menos con el base George Hill y el alero turco Furkan Korkmaz sin poder definir ante la canasta rival y Atlanta se recuperó en el marcador.

Huerter y Gallinari anotaron triples consecutivos que ayudaron a los Hawks a ponerse a 57-55 en el medio tiempo.

Young acertó un par de tiros libres en el tercero para la primera ventaja de Atlanta, 79-80.

Pero luego llegaría la inspiración de Milton, que no había estado bien en la eliminatoria ante los Washington Wizards de la primera ronda, con apenas 3,4 puntos de promedio, pero anotó triple y ahí cambió la historia del partido para el parcial del 82-80.

Luego vinieron los triples que levantaron a los seguidores de los Sixers de sus asientos y Young, el mejor jugador de la postemporada, se limitó a 11 puntos en la mitad después de anotar 25 en la primera mitad del primer partido.

La diferencia fue la defensa de Simmons, finalista al premio de Jugador Defensivo del Año, que encontró la manera de anular a Young, algo que no había podido hacer en el primer partido el escolta Danny Green.

Todo había sido positivo para los Sixers, menos que Embiid se quedó sin el premio de MVP y el último jugador del equipo de Filadelfia que lo ganó fue el exbase Allen Iverson en el 2001.