Embiid capturó siete rebotes y ninguno de los tres tuvieron que pasar los 29 minutos de trabajo en la pista del Wells Fargo Center, de Filadelfia

ESTADOS UNIDOS.- El pívot camerunés Joel Embiid y el base australiano Ben Simmons anotaron 22 puntos en la victoria de los Sixers por 120-95 sobre los Washington Wizards en el segundo partido al mejor de siete de 'playoffs' de la Conferencia Este, que ahora dominan los de Philadelphia.

Junto a Embiid y Simmons, el alero Joe Harris mantuvo la misma producción del primer partido, que le mantuvo en la línea del nuevo 'Big Three' al aportar 19 puntos tras anotar 9 de 13 tiros de campo, con nueve rebotes.

Simmons consiguió nueve rebotes y aportó ocho asistencias, además de convertir 11 de 15 tiros de campo.

El tres veces All-Star se mantuvo siempre agresivo en el juego de ataque desde el inicio del partido y lo rompió a favor de los Sixers con las tres primeras canastas que le iban a dejar al concluir los 12 primeros minutos de acción con 12 puntos y cinco rebotes para el parcial de 35-24 que fue ya una montaña inaccesible al ataque de los Wizards.

Embiid capturó siete rebotes y ninguno de los tres tuvieron que pasar los 29 minutos de trabajo en la pista del Wells Fargo Center, de Filadelfia.

Ahora la serie se traslada a Washington, donde el sábado se jugará el tercer partido.

Harris fue inteligente en su juego y decisivo, convirtiendo a los tiros en salto con facilidad sobre los defensores más pequeños y haciendo 8 de 9 tiros de campo en la primera mitad.

Embiid manejó pacientemente a los equipos dobles de Washington que le pusieron para marcarlo, cediendo el balón cuando se enfrentó a una presión real y esperando a ver cómo se desarrollaba la jugada cuando la ayuda estaba simplemente al acecho. Apretó un pase de salto temprano al escolta Seth Curry para un triple y entendió que era un partido de equipo.

El punto culminante indiscutible de la noche de Embiid se produjo en la transición, una bandeja tambaleante pero elegante y una bandeja seguida de su celebración inspirada en Triple H.

A diferencia del domingo, el entrenador de los Sixers, Doc Rivers, no tuvo que adaptarse a los problemas de faltas de Embiid.

Dicho esto, no es fácil medir sus rotaciones preferidas. Tiende a confiar en su instinto de un juego a otro, pero el partido no entrañaba ninguna complicación y permitió que el banquillo tuviese más minutos de acción.

Rivers comenzó a sacar al campo jugadores reservas antes que llegase en tiempo basura, con todo decidido, entre los que destacó George Hill, Shake Milton, Matisse Thybulle, el turco Furkan Korkmaz y el pívot Dwight Howard al final del primer cuarto y principios del segundo cuarto.

Nuevamente, el hecho de que los Sixers comenzaran en frío desde el rango de tres puntos (1 de 6) podría haber contribuido a la inclusión de Korkmaz.

Está claro que a Rivers le gusta Hill con sus mejores jugadores y cree que su segunda unidad puede mantenerse en los playoffs.

Más allá de eso, Rivers parece flexible. Con los Sixers liderando por un cómodo margen en el tercer período, incluso fue en contra de su principio de evitar alineaciones con Thybulle, Howard y Simmons juntos.

Al final, los reservas de los Sixers aportaron 43 puntos y Rivers entendió que había acertado con cada una de las decisiones que tomó.

Mientras que el espectáculo individual de Wizards no es suficiente y perdían por 14 puntos al descanso, que hubiese sido mucho mayor de no haber sido por la inspiración encestadora del escolta Bradley Beal, que aportó 24 puntos con 11 canastas de 15 tiros de campo.

Al final concluyó el partido con 33 puntos tras anotar 1 de 6 triples, que volvió a ser su puntos débil en el partido como también para el resto de sus compañeros que tuvieron solo una canasta desde fuera del perímetro de 16 intentos y los Wizards acabaron el partido con 2 de 22.

El base Russell Westbrook repartió 11 asistencias y sacó 10 tiros libres, pero disparó solo 2 de 10 tiros de campo y anotó 10 puntos, además de capturar seis rebotes.

Pareció lastimarse el tobillo derecho a principios del último cuarto y fue objeto del lanzamiento de palomitas de maíz de un aficionados mientras bajaba por el túnel para ser atendido en el vestuario, lo que con razón lo enfureció. No es algo que deba suceder, y mucho menos a un jugador lesionado, por lo que tuvo que ser sujetado por el personal de seguridad.

El base brasileño Raúl Neto jugó 19 minutos como titular de los Wizards y aportó cuatro puntos (2-5, 0-2, 0-0), tres rebotes y una asistencias.