La velocista dominicana ayudó al equipo nacional mixto de relevos 4 × 400 m a ganar una medalla de plata en los Juegos Olímpicos.

SANTO DOMINGO.-  Su día comienza con una escoba en la mano. De una casa de madera donde nacieron sus seis hijos a una de block alquilada pero con igual limitaciones, Anatalia Paulino siente el orgullo de ver a la tercera de sus vástagos poner en alto el nombre de su país.

Vendiendo helados y trabajando en el servicio doméstico la oriunda de don Gregorio recuerda las vicisitudes que ha enfrentado y como Marileidy la ha ayudado.

Aun cuando no tiene la posibilidad de ver las competencias de su hija en la comodidad de su hogar hace el intento de desplazarse a una esquina del barrio donde los vecinos le darán todo su apoyo.

Los hermanos de Marileidy se emocionan con los logros de la atleta.

Por su lado la abuela materna tiene todas las esperanzas puestas en su nieta.

Será la Filo de las 8:35 de la mañana de este viernes cuando Marileidy Paulino detenga a toda una nación para verla correr y cruzar la meta con gallardía y determinación.

La velocista dominicana ayudó al equipo nacional mixto de relevos 4 × 400 m a ganar una medalla de plata en los Juegos Olímpicos.