En el camino de la pelota hacia las gradas, se topó con el aficionado que traía dos cervezas en mano, quién prefirió que la bola lo golpeara antes de soltar el alcohol. 

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Un fanático de los Nacionales sentado en las gradas entre el central y el izquierdo en el Juego 5 de la Serie Mundial el domingo se encontró ante un pequeño dilema cuando Yordan Álvarez, el cañonero de los Astros, bateó su jonrón de dos carreras.

En el camino de la pelota hacia las gradas, se topó con el aficionado que traía dos cervezas en mano, quién prefirió que la bola lo golpeara antes de soltar el alcohol.