David Ferrer

SHANGHÁI.- El tenista español David Ferrer, número 5 mundial, que hoy eliminó en octavos del Másters 1000 de Shanghái al británico Andy Murray (11) por 6-2, 1-6 y 2-6, consiguió además con su victoria adelantar al escocés en su carrera hacia la Copa Másters de Londres, en la que ahora va noveno, a las puertas.

Para ello, según confesó después del partido, tuvo que sacar su "mejor tenis" y llevar a cabo una potente remontada, después de que Murray le ganara con holgura en el primer set y, tras la revancha del alicantino en el segundo, tuviera que esforzarse de nuevo para apuntalar el tercero y llevarse el partido.

Con todo, la meta que, más allá de Shanghái, estaba en la cabeza de ambos jugadores, era la carrera hacia Londres, como el propio Ferrer admitió: "Ese es mi objetivo, y el de Andy, en este momento, por lo que este partido era muy importante para los dos".

"Me concentraré en el de mañana", comentó sobre el choque de cuartos contra el ganador del que se disputará hoy entre el serbio Novak Djokovic, número uno mundial, y el kazajo Mikhail Kukushkin (número 85 de la ATP), pero dijo no perder de vista que esta temporada ya no quedan muchos torneos.

"Sólo tenemos tres más para estar en la Copa Másters de Londres, así que hoy fue una buena victoria, para mi confianza y porque estoy noveno en la carrera para Londres", cuyo campeonato de maestros se celebrará en el 02 Arena de la capital británica del 9 al 16 de noviembre.

Al estar aún noveno en la carrera, entrar entre los ocho mejores para estar en Londres "no depende", valoró, "tanto de mí, pero sí que estoy ahí".

"Por lo menos, sí que en los próximos torneos que me quedan hasta el final voy a luchar por ello, y no me voy a ir de esta gira sin tener esa opción, por lo menos tengo la opción", reiteró.

El jugador de Xávea todavía no ha decidido del todo en cuántas citas participará al final de la temporada: "El año pasado ya pequé de muchos torneos y acabé realmente cansado. Este año es una situación diferente, porque me juego el Másters".

Aun así, aseguró, "ya veré cómo estoy físicamente, lo que no voy a hacer es, por un torneo, arrastrar los dos siguientes (el Másters 1000 París-Bercy y, de entrar en ella, la Copa Másters), que son mucho más importantes".

Sobre su victoria de hoy dijo que para batir a Andy Murray tuvo que hacer su "mejor tenis".

Ferrer, que se estrenó ayer en Shanghái con una sufrida victoria ante el eslovaco Martin Klizan, que estuvo a punto de llevarse el partido, aunque al final venció el español por 6-4, 6-7 (4) y 6-4, había llegado al torneo bastante cansado y recuperándose de un constipado.

De ahí su alegría de haber podido remontar "en los dos partidos, tanto ayer como hoy".

"He competido y he estado a un nivel bueno, y sobre todo he vuelto a sentir ganas de jugar y ganas de competir, y eso sí que me da confianza", afirmó.

"Cada partido es diferente, por supuesto hoy jugué mejor que ayer, aunque nunca es fácil, y Martin (Klizan) estaba con confianza" ayer, recordó.

"Hoy ha sido un partido muy bueno tenísticamente, en todos los aspectos, así que estoy contento por haber desenvuelto ese tenis aquí, en el Másters 1000, que era donde tocaba, y porque era un partido en el que me jugaba mucho: de estar en la lucha (para Londres) a prácticamente no estar", concluyó.

Por su parte, Murray aceptó la victoria de Ferrer y que le pasara por delante en la carrera con resignación: "Hoy sentí que estaba jugando lo suficientemente bien como para haber ganado, pero él estuvo excepcional hoy y se mereció ganar".