La victoria permitió a los Indios de Cleveland volver al camino ganador y superar la peor racha perdedora que tenían bajo la dirección del manejador Terry Francona

ESTADOS UNIDOS.- El bateador designado dominicano Franmil Reyes respondió con cuadrangular de tres carreras con dos outs en la novena entrada que permitieron a los Indios de Cleveland frenar una racha de nueve derrotas consecutivas al vencer 7-4 a los Reales de Kansas City.

La victoria permitió a los Indios de Cleveland volver al camino ganador y superar la peor racha perdedora que tenían bajo la dirección del manejador Terry Francona.

Después de que el piloto de los Reales Mike Matheny decidiera que el relevista Greg Holland (2-4) caminara al peligroso tercera base, el dominicano José Ramírez, para poner corredores en primera y segunda, Reyes lo hizo pagar con su tablazo a los asientos del jardín izquierdo.

El bambinazo, decimocuarto de la campaña para Reyes, desató una efusiva celebración de los Indios, que necesitaban desesperadamente de un triunfo luego de sufrir una serie de lesiones.

Antes del cuadrangular de Reyes, el receptor puertorriqueño Roberto Pérez también botó la pelota fuera del parque con dos corredores en circulación en el octavo episodio para darles a los Indios nueva vida.

El primera base dominicano Carlos Santana se voló la barda en dos ocasiones por los Reales, incluyendo un cañonazo para empatar el juego en el noveno episodio ante James Karinchak (5-2) quien resultó como el pitcher ganador después de dejar escapar el salvamento.

El primera base Bobby Bradley también aportó jonrón por los Indios, que ganaron por primera vez desde el 28 de julio y evitó extender su peor cadena de derrotas desde que perdieron 11 en fila en 2012.

El jonrón de Pérez, que se que se fue de 4-1 con tres impulsadas y anotación, ante Scott Barlow puso a Cleveland al frente 4-3. Pero la celebración fue breve después de que Santana, quien jugó 10 campañas con los Indios antes de firmar con Kansas City el invierno pasado, sonó su segundo cuadrangular de la jornada.

El segunda base Hunter Dozier también se voló la barda por los Reales, bambinazo solitario, que impidió que su equipo perdiese el decimocuarto partido en los últimos 17 disputados.