El extenuante trayecto, que completó en 59 minutos y 34 segundos (según El País) —casi 26 minutos más que el campeón de la prueba—, no le impidió agitar con júbilo una bandera de su país llegando a la recta final.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El esquiador de fondo mexicano Germán Madrazo llegó en último lugar en la prueba individual masculina de 15 kilómetros celebraba este viernes en los JJ.OO de Invierno de Pyeongchang. Sin embargo, fue levantado en hombros por sus contendientes y recibido por el público como todo un ganador.

El extenuante trayecto, que completó en 59 minutos y 34 segundos (según El País) —casi 26 minutos más que el campeón de la prueba—, no le impidió agitar con júbilo una bandera de su país llegando a la recta final.

Su celebración y su sonrisa al cruzar la meta en el puesto 116 fue digna de una medalla de oro, y no es para menos: Madrazo, de 43 años, aprendió a esquiar apenas hace un año con el objetivo de demostrarles a sus compatriotas que nunca es tarde para nada, recoge la agencia AP, que ha calificado al deportista de un "guerrero azteca".