Tim Hudson

SAN FRANCISCO, Estados Unidos.- Los lanzadores derechos Tim Hudson y Jeremy Hudson tendrán en sus respectivos brazos derechos la misión de abrir el tercer partido de la Serie Mundial que van a disputar los Gigantes de San Francisco y los Reales de Kansas City.

Ambos llegan con marcas diferentes durante la temporada regular, pero los dos con la experiencia de haber superado la edad de los 30 años, de hecho Hudson (9-1, 3.57 ERA) es el más veterano al tener 39 por 35 de Guthrie (13-11, 4.13 ERA).

Sin embargo, ninguno de los dos ha abierto hasta ahora en ningún partido de la Serie Mundial, factor que les hace sentir especial la salida al montículo.

Hudson ha tenido que esperar desde 1999 cuando comenzó su carrera en las Grandes Ligas hasta ver cumplido el sueño de cualquier abridor de estar en un "Clásico de Otoño".

El veterano derecho, que llegó esta temporada a los Gigantes después de haber permanecido nueve temporadas con los Bravos de Atlanta, no esconde que se siente emocionado por lo que va a vivir en el tercer partido.

"La emoción que siento cuando me preparo para un juego normal es más o menos la que tengo ahora", reveló Hudson, que cada vez que se sube al montículo en la fase final del 2014 abre nuevos senderos en una fabulosa carrera. "La única diferencia es que no participo en este tipo de conferencia de prensa".

Hasta ahora, las aperturas de Hudson en la fase final del 2014 han sido de extremos, dado que lanzó una joya de pelota frente a los Nacionales de Washington en el maratoniano juego de 18 episodios al permitir sólo una carrera en siete entradas y un tercio, pero en la Serie de Campeonato frente a los Cardenales de San Luis le anotaron cuatro veces en seis episodios y un tercio.

Una combinación de ambos esfuerzos, especialmente si puede trabajar de nuevo seis tramos o más, sería en extremo grato para el cuerpo de lanzadores de los Gigantes porque le permitiría al dirigente Bruce Bochy maniobrar mejor con un elenco de relevistas usualmente bien efectivo en el tercio final de cada encuentro.

Bochy resaltó la importancia de un tercer juego de la Serie Mundial, pero especialmente se siente bien contento de que Hudson tenga la oportunidad de abrirlo luego de toda una trayectoria en la que estuvo ansioso por participar en este tipo de juegos.

Nadie duda que será una noche de emociones, pero tanto Bochy como Hudson son conscientes que cuanto mejor las controlen, al igual que resto del equipo, mejor labor realizaran frente a un rival como los Reales que no hacen ninguna concesión y aprovechan al máximo cualquier error, gracias a la gran velocidad y defensa que poseen.

Además tendrán en el montículo a Gethrie, un lanzador que hace apenas dos años parecía que comenzaba su declive y no tenía nada definido y que ahora se encuentra ante al gran sueño como profesional.

A mediados del 2012, el derecho ya había sido líder en derrotas de la Liga Americana dos veces lanzando por los Orioles de Baltimore. Y ese año, tirando la mitad de sus juegos en el Coors Field como abridor de los Rockies de Colorado, llevaba 6.35 de efectividad.

Sin embargo, el 20 de julio de 2012, Guthrie fue traspasado a los Reales por el boricua Jonathan Sánchez y su trayectoria en Grandes Ligas dio un giro de 180 grados.

Gethrie cerró la temporada con promedio de carrera limpias de 3.16 en 14 aperturas por los Reales y concluyó las del 2013 y 2014 con 15 y 13 triunfos, respectivamente.

El manejador de los Reales, Ned Yost, ha sido clave a la hora de devolverle la confianza y de ahí que también lo considere como el abridor ideal para el tercer partido cuando la Serie Mundial está empatada a 1-1.

"Cada partido es importante en el sentido del impulso", declaró Gurthrie sobre lo crucial que será el tercer juego del "Clásico de Otoño". "Creo que para cada encuentro de la fase final, tienes que tener la mentalidad de que quieres ganarlo, no deseas que ninguno se te escape, dado que el rival buscaría mantenerse en ese camino".

En su única salida de la fase final y como profesional fue la que realizó sin decisión en el tercer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra su exequipo de los Orioles.

Guthrie ahora tendrá la gran oportunidad de lanzar en el mayor escenario del béisbol, algo inimaginable hace relativamente poco tiempo.

Cuando Guthrie llegó a los Reales hace dos años, fue un veterano entre un grupo de abridores que aún no contaba con un pitcher experimentado de la talla de James Shields, quien sería adquirido por Kansas City en diciembre del 2012. Con Guthrie, los Reales veían un proyecto digno de su tiempo y de su dedicación.

Yost reconoce que fue un acierto la incorporación de Guthrie por todo lo que aporta al margen del béisbol, su clase humana, su dedicación a los compañeros e inclusive su labor de traductor de español con los peloteros latinos que hay en el equipo.

"Logramos lo que queríamos, hacerle unos ajustes a la mecánica de sus lanzamientos y a partir de ahí todo cambio a su favor y por su puesto en beneficio de los Reales", destacó Yost. "Se ha visto muy, muy sólido con nosotros".

Guthrie, quien firmó un contrato de tres años y 25 millones con Kansas City antes del 2013, finalizó la temporada regular del 2014 con marca de 5-1 y efectividad de 2.95 en sus últimas 12 aperturas.

Ahora Guthrie también tiene la oportunidad de poner a los Reales por arriba en la serie si al final del duelo de veteranos y debutantes en la Serie Mundial sale triunfador.