El receptor izquierdo, que se ausentó la última temporada porque prefirió no ser parte del equipo durante la pandemia del coronavirus, tuvo la misión de capturar el balón

REDACCIÓN DEPORTIVA.- El jugador de fútbol americano, Devin Funchess , logró la captura más grande de la historia luego de ser parte del reto que buscaba establecer un nuevo récord mundial de atrapar un balón lanzado desde un helicóptero.

Tras varios intentos fallidos el jugador que forma parte de la plantilla de los Green Bay Packers de la NFL,  consiguió el objetivo.

En el marco del Global Field Day, un día creado para incentivar a los niños a jugar en los parques y plazas después de haber pasado mucho tiempo encerrados por la pandemia del coronavirus, Funchess fue invitado para ser protagonista de un momento único en el estadio de los Broncos de Denver.

El receptor izquierdo, que se ausentó la última temporada porque prefirió no ser parte del equipo durante la pandemia del coronavirus, tuvo la misión de capturar un balón que le arrojaron desde un helicóptero ubicado a 228 metros de altura. Desde allí le lanzaron varias pelotas y en los primeros intentos estuvo cerca, pero no pudo completar el objetivo.

Finalmente lo consiguió. En uno de los lanzamientos aéreos, Funchess, de 27 años, corrió hacia el balón y saltó para quedárselo, regalando así una escena espectacular que fue acompañada por el aplauso y la ovación de todos los presentes, quienes lo felicitaron por haberlo logrado.

“¡Lo hacemos por los niños! Nos tomó 20 intentos, pero lo logramos”, exclamó exultante el jugador quien pudo atrapar la pelota pese a que estaba usando zapatillas en sus pies y no botines ni ningún tipo de calzado especial. Además, su récord permitió seguir juntando dinero para los niños más necesitados del lugar y los eventos continuarán durante todo el mes hasta cumplir con la misión de recaudar USD 100 mil.

Fuente: Infobae