La Barranquita, estructura que consta de cerca de tres millones de metros cuadrados, posee una gran historia, pues fue el escenario que albergó los XV Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Santiago 1986, cita en la que el país alcanzó 70 medallas (9 de oro, 34 de plata y 27 de bronce) para ocupar el séptimo lugar en el casillero general.

El ministro de Deportes, ingeniero Francisco Camacho, anunció que el complejo La Barranquita será convertido en un gran centro de capacitación regional de la región norte  con la finalidad de que esta estructura deportiva retome su esplendor y vuelva a ser el referente de las instalaciones de toda la zona del Cibao. 


Al visitar el complejo, como parte de un recorrido de

inspección que realizó el fin de semana por varias obras deportivas en ciudades

de la zona norte del país, Camacho mostró su preocupación por el estado de

abandono en que se encuentran los principales pabellones de entrenamientos.


 “Solo hay

que llegar hasta La Barranquita para de inmediato darse cuenta de por qué la

ciudadanía no asiste a este lugar a practicar deportes, pues esto lo que más

parece es un cascarón vacío”, expresó muy apenado el funcionario, quien visitó

las provincias de Puerto Plata, Santiago y Espaillat, como parte de su programa

de inspección y posterior rescate de más de un centenar de instalaciones

deportivas en todo el país. 


Agregó que  “es

increíble cómo en estos pasados cuatro años en este lugar ni siquiera se dio una

brocha de pintura; pero en lo adelante esto va a cambiar y les daremos un gran

giro a esta penosa situación”.


Camacho 

recorrió algunos de los pabellones de La Barranquita acompañado de los

viceministros Técnico y de la región Norte, Elvys Duarte y Juan Vila,

respectivamente; Jorge Blas Díaz, presidente de la Federación Dominicana de

Ciclismo; Luis Felipe López, inmortal del deporte dominicano, además de Tony

Peña y Américo Cabrera, presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos de

Santiago (ACDS), entre otros.


El ministro prometió retornar pronto al complejo de

La Barranquita con integrantes del departamento de ingeniería de la cartera,

para realizar una evaluación más completa de los  trabajos que se requieren para su recuperación

y poder así convertirlo en un gran centro de capacitación y desarrollo de  la juventud deportiva de la región norte del

país. 


La Barranquita, estructura que consta de cerca de

tres millones de metros cuadrados, posee una gran historia, pues fue el

escenario que albergó los XV Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe

Santiago 1986, cita en la que el país alcanzó 70 medallas (9 de oro, 34 de plata

y 27 de bronce) para ocupar el séptimo lugar en el casillero general.


 “Reparar

todos los pabellones y demás espacios de este complejo representa un gran

compromiso para el Gobierno, pues el presidente Luis Abinader está interesado

en que los jóvenes se integren a la práctica del deporte y en este caso no

solamente los de Santiago, sino los residentes en toda la zona del Cibao”,

señaló Camacho mientras recorría varias de las estructuras. 


Algunas de ellas, como uno de los estadios de

béisbol en el que funciona la academia de béisbol del ex grandes ligas Luis

Polonia, y el de sóftbol César del Monte y Consuegra, se encuentran en

condiciones adecuadas, empero las demás obras presentan un gran deterioro. 


“Este complejo de La Barranquita es comparable al deporte

escolar en el país, pues se habla mucho del deporte escolar, pero no existe una

instalación deportiva apropiada en ninguna de las escuelas; sin monitores, sin

utilerías, esta instalación es idéntica, aquí no hay nada”, agregó el

funcionario con un elevado sentido de preocupación. 


Afirmó que solo hay que acudir a La Barranquita

para darse cuenta del descuido mostrado por las autoridades pasadas por el

deporte dominicano.


“Este es un buen ejemplo de que nunca creyeron en

el porvenir de la juventud dominicana y lamentablemente este deterioro se

produjo”, expuso Camacho, quien afirmó que desde ya llegó un gran cambio en el

deporte dominicano.