"No se puede cambiar la mentalidad de la gente de un día para otro. Llevará tiempo y esfuerzo que los viejos y dañinos métodos de entrenamiento no sean considerados una parte integral del deporte de élite".

ESPAÑA.- "Hago gimnasia por placer", "Persigo mis propios sueños, no los de nadie más", "Escucho a mi cuerpo", "Tengo el derecho a expresarme libremente, a ser escuchado y a ser tratado de forma justa".... Con diez 'reglas de oro' como estas la Federación Internacional de Gimnasia (FIG) pretende "trazar una línea clara entre lo que es aceptable y lo que es intolerable en un gimnasio".

Tras unos meses en los que se han conocido decenas de casos de acoso, abusos y maltrato a gimnastas de distintas nacionalidades por parte de entrenadores y dirigentes, la FIG ha elaborado una campaña con la que desea fijar unos "principios básicos" que ayuden a crear una cultura positiva en torno a este deporte.

Unos dibujos animados creados por el suizo Zep explican de manera sencilla las diez reglas de oro, que van dirigidas específicamente a los gimnastas más jóvenes y más vulnerables. La campaña se ha difundido en todas las redes sociales de la FIG.

"Entiendo y respeto los roles de las personas que me rodean", "Tengo el derecho a ser respetado como soy" y "Mi salud es más importante que las medallas" son otras de las pautas que propone la federación tras recabar la opinión de todas las partes implicadas.

"Sé que tendré días buenos y días malos" , "Hago compatible mi pasión por la gimnasia con otras grandes metas en mi vida" y "Actúo con limpieza e integridad", completan el decálogo de las diez normas básicas.

"No se puede cambiar la mentalidad de la gente de un día para otro. Llevará tiempo y esfuerzo que los viejos y dañinos métodos de entrenamiento no sean considerados una parte integral del deporte de élite. Desde la base hasta la cúspide de la pirámide de la gimnasia, la FIG anima a todos a unirse a esta campaña de concienciación", indica el organismo.