Los Angeles Clippers se dedicaron a promover el que será su nuevo campo en el 2023 como el modelo de los últimos adelantos de la innovación, la tecnología y la sostenibilidad.

HOUSTON.- El tradicional "Media Day" de la NBA, que marca el inicio de las actividades oficiales de la temporada 2021-22 como antesala de los campos de entrenamiento, volvió a celebrarse tras la ausencia del año pasado por causa de la pandemia que retrasó la competición del 2019-20 a la "burbuja" de Orlando.

Un año después, en cada uno de los equipos que tuvieron su día de presentación ante los medios de comunicación, los asuntos principales a debatir fueron el enfrentarse todavía al gran peligro del contagio de la covid-19 y el polémico de las vacunas.

El pívot francés Rudy Gobert, de los Utah Jazz, el primer jugador que oficialmente dio positivo al Covid-19 y que desencadenó la suspensión temporal de toda la actividad deportiva en Estados Unidos, después de mucha deliberación, decidió vacunarse.

El veterano entrenador de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich, ya recibió su dosis de refuerzo.

Mientras que su discípulo, nuevo entrenador de los Boston Celtics, Ime Udoka, tuvo puestas sus vacunas, pero al final dio también positivo al Covid-19.

El base estelar de los Brooklyn Nets, Kyrie Irving, mantiene a todos adivinando.

La temporada de la NBA está a la vuelta de la esquina, con los campos de entrenamiento y la pandemia que sigue condicionando su futuro desarrollo.

Esta será la tercera temporada afectada, al menos en parte, por la pandemia, y casi con certeza no será la última, y algunos equipos revelaron que sus plantillas están 100% vacunados al comenzar la temporada.

"Cuando sentí que era el momento adecuado, lo hice", comentó Gobert, el primer jugador de la NBA que dio positivo a la prueba de Covid-19, el 11 de marzo de 2020.

Lo mismo ocurre con el ala-pívot griego Giannis Antetokounmpo, la estrella de los actuales campeones de liga, los Milwaukee Bucks, quien aún no está totalmente seguro de si la vacuna presentará problemas en el futuro.

Pero al igual que los sentimientos expresados por los bases Damian Lillard, de los Portland Trail Blazers y Ja Morant, de los Memphis Grizzlies, Antetokounmpo, padre de dos hijos, dijo que su familia jugó un papel importante en su decisión de vacunarse.

Los Spurs tienen una plantilla completamente vacunada, dijo Popovich. Los New York Knicks y Los Angeles Lakers dijeron la semana pasada que tendrían lo mismo, y algunos otros clubes, incluidos Utah, Portland, Houston y Charlotte, dijeron que estaban en la marca del 100%.

Mientras que el resto de los equipos trabajan en la misma dirección, incluidos los Miami Heat, Toronto Raptors y Atlanta Hawks, que aseguran tienen ya al 90 por ciento de la plantilla vacunados.

Sin embargo, todos coincidente que faltan muchas cosas por hacer para poder hablar de tener un control sobre la pandemia, aunque se trabaja de forma constante en tratar de buscar el máximo de seguridad al tratar de utilizar una gran dosis de disciplina.

Los jugadores que están vacunados no serán evaluados con frecuencia; Los jugadores no vacunados serán evaluados todos los días de entrenamiento y de viaje, y al menos una vez los días de partido.

La lista de jugadores no vacunados incluye al escolta Bradley Beal de Washington, quien perdió la oportunidad de jugar por una medalla de oro olímpica con USA Basketball este verano después de dar positivo, y lo hizo por razones personales, mientras que en Denver hay más pesimismo, dentro de la organización de los Nuggets.

Pero será una vez más, Irving, quien se encuentra entre las personas en el centro de ese debate en la NBA en este momento.

Por ordenanza municipal en Nueva York, para jugar para los Nets en casa esta temporada, Irving tendría que estar vacunado o recibir una exención, algo que el alero canadiense Andrew Wiggins de Golden State Warriors buscó de la NBA sin éxito la semana pasada porque San Francisco tiene reglas similares.

Wiggins asegura que seguirá luchando por sus "creencias", Irving pidió respeto a sus "privacidad" y el alero estrella Kevin Durant defendió este lunes la decisión personal de su compañero.

El resto de la jornada del "Día de la Prensa" dejó que los Rockets no tienen interés en seguir con el base John Wall, y ambas partes trabajan en que hacer con los 91 millones de dólares que hay pendientes en su actual contrato.

Mientras que Los Angeles Clippers se dedicaron a promover el que será su nuevo campo en el 2023 como el modelo de los últimos adelantos de la innovación, la tecnología y la sostenibilidad, pero con todas las interrogantes sobre si al final podrán lograr el ansiado título de campeones, aunque siga el alero Kawhi Leonard.