En medio de expresiones insultantes que ha recibido desde que se le descubrieron todas las mentiras y el dopaje sistemático que tenía establecido, Armstrong admite en el documental "Lance" que siempre habrá personas que lo rechacen por todo lo que sucedió.

REDACCIÓN DEPORTES.- El exciclista estadounidense Lance Armstrong no consigue suavizar el pasado contaminado que protagonizó y que le costó perder los siete títulos del Tour de Francia que había conseguido, en la primera parte de un documental que ha emitido la cadena ESPN.

En medio de expresiones insultantes que ha recibido desde que se le descubrieron todas las mentiras y el dopaje sistemático que tenía establecido, Armstrong admite en el documental "Lance" que siempre habrá personas que lo rechacen por todo lo que sucedió.

Durante la emisión de la primera parte del documental realizado por la periodista Marina Zenovich, su imagen de villano no la modifica para nada, ni tampoco aporta nada nuevo que no se conociese en la historia de una trayectoria polarizada del deportista que alcanzó lo más alto y ahora vive en la desgracia del "olvido" y sin tener tampoco interés de cambiar las cosas.