Al pedigrí de los récords que sigue engordando en la F1 se une un inicio de campaña espectacular con 94 de los 100 puntos posibles y 14 puntos de ventaja sobre el fogoso neerlandés

ESTADOS UNIDOS.- Diversas voces del paddock de F1, algunas tan ilustres como la del propietario de McLaren Zak Brown, vienen avisando de que el choque de trenes entre Lewis Hamilton y Max Verstappen va a ser inevitable. De momento en Imola, donde hubo un pequeño contacto en la primera curva, o Barcelona no ha llegado a más, pero el siete veces campeón mundial no descarta que de tanto ir el cántaro a la fuente al final se rompa, pero no por su parte y se concede el mérito de que eso aún no haya sucedido.

“Creo que he hecho bien al evitar todos los accidentes hasta ahora”, ha señalado este miércoles en el Media Day del GP de Mónaco. “Nos quedan 19 carreras más y podríamos chocar, ojalá que no. Lo bueno es que creo que hay un buen y equilibrado sentimiento de respeto entre nosotros”, ha explicado ‘Sir’ Lewis.

Al pedigrí de los récords que sigue engordando en la F1 se une un inicio de campaña espectacular con 94 de los 100 puntos posibles y 14 puntos de ventaja sobre el fogoso neerlandés y todo eso cuando los pronósticos colocaban a Verstappen, ganador del GP de la Emilia Romagna, como favorito al título este 2021 por los avances registrados en Red Bull.

”Quizás, él (Max) siente que tiene mucho que demostrar. Yo no estoy necesariamente en ese mismo barco. Tengo una mentalidad más a largo plazo, es una maratón, no un sprint. Por eso tengo las estadísticas que tengo. Seguiré así, y haré todo lo posible para que no nos toquemos”, ha insistido.

“Creo que cada año tu objetivo es extraer absolutamente todo. Nunca hay un año en el que llegues, ya sea con dos décimas, medio segundo, nada... nunca piensas: ‘Voy a dar un poco menos’. Todos los años lo das absolutamente todo, y a veces, las cosas no salen como se planean. Puedes distraerte con algunos temas. No aprovechas las oportunidades, puede que no seas siempre tan completo como te gustaría. Este año no es el caso. Empezó como yo quería. Me he adaptado a todo el desbarajuste de la pandemia, a cómo sacar el máximo partido”, ha explicado el líder del Mundial que va a toda velocidad por su octava corona, todo un récord en la F1.

“Estoy más en forma que nunca, ya que he tenido más tiempo para entrenar y para trabajar en el aspecto mental y en comprender el coche. Creo que, en general, he subido mi listón y ese es nuestro objetivo como equipo”.

De cara al domingo Hamilton esperaba que Red Bull fuera “muy, muy difícil de batir. Red Bull estuvo increíblemente cerca hace dos años. Es un coche muy diferente, tenemos neumáticos diferentes. Los Red Bull van a ser muy, muy difíciles de batir este fin de semana. Esta es una pista que siempre ha sido fuerte para ellos, y dado lo cerca que está la diferencia entre nosotros, puedes imaginar que este fin de semana podrían estar por delante. Pero vamos a hacer todo lo posible para que no sea así”.