Houston, EE.UU.- Los Bulls de Chicago marchan imparables y esta vez sus víctimas fueron los Knicks de Nueva York, que se hunden con seis derrotas consecutivas, mientras que los Spurs de San Antonio también ampliaron su ventaja como líderes.

El base estrella Derrick Rose también quiso dejar en evidencia las debilidades que tiene en su juego Jeremy Lin y se encargó de ganarle el duelo individual al conseguir 32 puntos que ayudaron a los Bulls a vencer por 104-99 a los Knicks.

A pesar de los 32 puntos, Rose no tuvo su mejor toque de muñeca porque necesitó falló 17 de 29 tiros de campo, incluidos 4 de 6 triples, pero hizo una buena labor de equipo al aportar siete asistencias y seis rebotes.

Rose también surgió en los momentos decisivos del cuarto periodo al conseguir los puntos que abrieron el camino del triunfo de los Bulls (35-9), que fue el décimo en los últimos 11 partidos disputados, y que les permite mantener la mejor marca de la liga.

El base titular de los Bulls criticó durante y después del partido a los árbitros al considerar que no le daban el respeto de estrella que se merece por no señalar faltas personales a los rivales que lo marcan y que le hacen constantemente.

El alero Carmelo Anthony lideró el ataque de los Knicks (18-24) al anotar 21 puntos y el ala-pívot Amare Stoudemire llegó a los 20, pero ambos se combinaron con sólo siete tantos en el cuarto periodo cuando los Bulls rompieron la igualdad en el marcador.

Lin, que ya ha dejado de ser "sensación", tampoco se convirtió en factor ganador para los Knicks al aportar 15 puntos, incluidos ocho en la primera parte, y el equipo neoyorquino sufrió la sexta derrota consecutiva que lo saca del octavo puesto de la Conferencia Este, que ahora ocupan los Bucks de Milwaukee.

El base de origen taiwanés jugó 33 minutos en los que anotó 4 de 11 tiros de campo, incluido el único intento que hizo de triple, y también estuvo perfecto desde la línea de personal (6-6).

Lin dirigió el juego de los Knicks al repartir ocho asistencias, recuperó tres balones, puso tres tapones y capturó un rebote.

El base titular de los Knicks que brilló durante el mes de febrero con siete partidos de dobles dígitos y promedios de más de 20 puntos, ha bajado en su rendimiento desde el descanso del Fin de Semana de las Estrellas y la vuelta de Anthony al equipo.

Desde que Anthony se reintegró a la titularidad el pasado 20 de febrero, los Knicks han perdido ocho de los 10 partidos que han disputado desde entonces.

La combinación del base francés Tony Parker y el ala-pívot brasileño Tiago Splitter fue la que abrió el camino del triunfo de los Spurs que se impusieron por 112-97 a los Wizards de Washington.

Parker volvió a mostrar su inspiración encestadora y aportó 31 puntos que lo dejaron como el líder indiscutible del ataque de los Spurs, que ganaron el tercer partido en los últimos cinco disputados y se consolidan como líderes de la División Suroeste.

El base francés, que el pasado viernes no pudo mantener el duelo individual con el base Chris Paul, de Los Ángeles Clippers, al sufrir un tirón muscular en el cuádriceps derecho, volvió en plenitud de forma y se lo ganó a John Wall al anotar 13 de 18 tiros de campo y dar siete asistencias.

El ala-pívot brasileño Tiago Splitter siguió en su línea de consolidarse como el sexto jugador del equipo al conseguir 17 puntos y siete rebotes.

Splitter jugó 20 puntos, pero anotó 7 de 9 tiros de campo y 3-5 desde la línea de personal, dio dos asistencias y recuperó un balón.

El veterano pívot Tim Duncan aportó 14 puntos y el ala-pívot De Juan Blair logró un doble-doble de 11 tantos y 12 rebotes que lo dejaron como el mejor de los Spurs en el juego bajo los aros.

El escolta argentino Manu Ginóbili volvió a la titularidad de los Spurs y aportó ocho puntos en los 20 minutos que jugó.

Ginóbili realizó una buena labor de equipo al anotar 4 de 7 tiros de campo, falló un intento de triple, no fue a la línea de personal, repartió siete asistencias y capturó un rebote.

La victoria permitió a los Spurs (27-13) ampliar a 12 partidos consecutivos que ha ganado contra los Wizards, que han perdido nueve de los últimos 11 disputados.

Los Celtics de Boston continuaron por segunda día consecutivo las acciones en el Staples Center de Los Ángeles y se enfrentaron al equipo local de los Clippers, a los que ganaron por 85-94.

La frustrante derrota que sufrieron la pasada jornada en el mismo escenario ante los Lakers por (97-94) no dejó buen sabor de boca a los jugadores de los Celtics, y a pesar del cansancio se vengaron con los Clippers (23-17), que perdieron el segundo partido consecutivo y el cuarto en los últimos cinco.

El alero Paul Pierce aportó 25 puntos, incluidos 10 en el cuarto periodo, y el veterano ala-pívot Kevin Garnett también se hizo presente con una aportación de 21 tantos y ocho rebotes que aseguraron la victoria de los Celtics (22-19), la tercera en los últimos cinco partidos que han disputado.

El escolta Ray Allen consiguió 15 puntos y el base Rajón Rondo volvió a ser el director en el juego de los Celtics al aportar un doble-doble de 12 puntos y 10 asistencias.

El ala-pívot Blake Griffin consiguió 24 puntos y nueve rebotes que lo dejaron como el líder de los Clippers.

En otros resultados de la jornada, Milwaukee ganó 105-99 a New Jersey, Utah 105-90 a Detroit, Minnesota 127-124 a Phoenix y Charlotte 73-71 a Nueva Orleans