Los Reales de Kansas (Fuente externa)

SAN FRANCISCO, Estados Unidos .- La racha ganadora volvió a esta de nuevo del lado de los Reales de Kansas City que se impusieron por 3-2 a los Gigantes de San Francisco en el tercer partido de la Serie Mundial que ahora dominan por 2-1 al mejor de siete.

De nuevo, el piloto de los Reales, Ned Yost, que ya ha establecido la mejor marca de la historia de las Grandes Ligas en la fase final con 10-1, acertó en todas sus decisiones y premio fue el triunfo de su equipo el segundo consecutivo en el "Clásico de Otoño".

El campocorto venezolano Alcides Escobar bateó un par de hits y remolcó una carrera, el primera base Eric Hosmer produjo la anotación decisiva tras aguantar los lanzamientos del abridor Tim Hudson y el jardinero derecho Lorenzo Cain se lució con un par de atrapadas.

El resultado fue la victoria para que los Reales en el primer partido de los tres que van a disputar en el AT&T Park, de San Francisco, la casa de los Gigantes, donde el "bullpen" de Kansas estuvo intratable al sacar los últimos 12 "outs" con cuatro relevistas dominantes.

Encabezados por el derecho dominicano Kelvin Herrera y Brandon Finnegan, que hizo historia al ser el primer novato que en el mismo año lanza en la fina universitaria y en la Sere Mundial, se combinaron para sacar dos ceros sin permitir hits.

Luego llegarían Wade Davis que ponchó a dos en un octavo episodio perfecto; y el cerrador Greg Holland también trabajó un noveno perfecto para el rescate.

El bullpen salió al rescate de Jeremy Guthrie, el derecho de 35 años, que se convirtió en el primer lanzador abridor en los 111 años de historia de la SerieMundial en acreditarse la victoria sin ponchar a nadie ni dar un boleto.

Hudson, el veterano pitcher abridor de 39 años, que debutó en un clásico, como también lo hizo Guthrie, cargo con la derrota.

La victoria fue un triunfo clave para el equipo de Kansas City que busca su primer campeonato del "Clásico de Otoño" desde 1985, cuando lo ganaron 4-3 a los Cardenales de San Luis.

De las 57 ocasiones que la Serie Mundial empezó empatada 1-1, el triunfador del tercer duelo se adjudicó el título en 37 ocasiones, pero todavía queda mucha competición y los Gigantes saben como reaccionar y tienen para hacerlo.

El cuarto partido contarán en el montículo con el derecho Ryan Vogelsong que buscará empatar la serie contra el zurdo hispano Jason Vargas, que saldrá por los Reales.

Si el bateo oportuno estuvo presente, el pitcheo fue sólido, la defensa de los Reales también respondió de forma admirable con Cain en el jardín derecho, en lugar del central, ocupado por Jarrod Dyson, tras dejar Yost en la banca al japonés Nori Aoki.

Yost también fue hizo el movimiento perfecto al dejar en la banca al bateador designado Billy Butler, que juega habitual en la Liga Americana, y subió al jardinero izquierdo Alex Gordon del sexto turno de bateo al segundo en el orden de visitar el plato.

El resultado fue que Cain brilló en la defensiva y Gordon lo hizo en el ataque con anotación y carrera impulsada en cutro turnos al bate.

Los análisis previos a la Serie Mundial se daba al veterano Bruce Bochy, el piloto de los Gigantes, que busca conseguir con su equipo un tercer título en cinco temporadas, como el favorito en el duelo con Yost, pero hasta ahora ha sucedido todo lo contrario.

Yost ha manejando a la perfección la tradicional fórmula de una buena defensa, un "bullpen" impenetrable y un bateo oportuno y productivo.

Pero sobre todo supo arriesgar en el momento decisivo como cuando retiró a Herrera tras sacar el primer "out" del séptimo en plena amenaza de los Gigantes y llamó al novato Finnegan, que se encargó de retirar al emergente dominicano Juan Pérez y abanicó al campocorto Brandon Crawford.

Hasta el propio Bochy al concluir el partido reconoció que el trabajo de los relevistas de los Reales fue muy bueno y había que darle crédito como quedó demostrado al dejarlos con sólo cuatro hits, los que le hicieron a Guthrie en cinco entradas, mientras que su ofensiva les hizo dos anotaciones claves en el sexto episodio.

El mismo en el que los Gigantes respondieron con otras dos anotaciones, pero no pudieron conseguir la tercera del empate a pesar que el jardinero central venezolano Grégor Blanco se quedó quieto en tercera

Guthrie (1-0) no pudo irse sin ceder carrera, se lo impidió un doblete remolcador del emergente Michael Morse por la raya de tercera base y un rodado de Buster Posey ante Herrera, pero consiguió el objetivo de darle al equipo la victoria y también ser la suya.

Mientras que Hudson, que se convirtió en el segundo lanzador más veterano en debutar en una Serie Mundial, sólo superado por Jamie Moyer, que tenía 45 años y 342 días cuando abrió por Filis de Filadelfia contra los Rays de Tampa Bay en el tercer juego del clásico de 2008.

El antesalista venezolano Pablo Sandoval tuvo de 4-0 con el bate y cortó racha de 25 juegos seguidos embasándose en la fase final, pero quedó como la tercera más larga de la historia, algo que no importa al pelotero criollo, que como el resto del equipo de San Francisco, que solo piensa en volver a ganar.