Los Vigilantes se potencian con Fielder y los Reales con Vargas

REDACCIÓN.-  El traspaso sorpresa que los Vigilantes de Texas protagonizaron al conseguir al toletero Prince Fielder, de los Tigres de Detroit, ha sido considerado de forma unánime como un gran acierto, lo mismo que el fichaje que lograron los Reales de Kansas City con el abridor Jason Vargas.

Menos de dos años después de otorgarle a Fielder un contrato por 214 millones de dólares, los Tigres decidieron traspasarlo a cambio del intermedista Ian Kinsler.

Los Tigres pagarán también a los Vigilantes 30 millones de dólares entre las temporadas del 2016 y 2020 como parte de la transacción, aunque los equipos de manera oficial no quisieron hablar de ese apartado del acuerdo.

"Obviamente, es muy un traspaso muy emocionante para nosotros, al añadir a Prince Fielder a nuestra organización", comentó el gerente general de los Vigilantes, Jon Daniels. "También es un traspaso difícil, porque Ian Kinsler estuvo con la organización desde que fue seleccionado en el sorteo en 2003, y le renovamos (el contrato) un par de veces".

"Ha estado aquí, ha sido una pieza importante en los equipos que llegaron a la Serie Mundial, ha sido una pieza importante en esto. Es un tipo ganador, un tipo que juega con el corazón, y Detroit se lleva un tremendo pelotero y persona", destacó Daniels.

Se trata de la primera transacción de gran calado que se realiza en las Grandes ligas para la próxima temporada, e involucra a dos equipos de la Liga Americana.

Detroit ha ganado tres títulos seguidos en la División Central y llegó a la Serie Mundial en el 2012, mientras que Texas conquistó el banderín del Joven Circuito en el 2010 y el 2011.

Fielder, seleccionado en cinco ocasiones al Juego de Estrellas, tenía que aceptar el traspaso antes de completarlo.

El inicialista firmó un contrato por nueve años y 214 millones de dólares con los Tigres antes de la temporada del 2012, que incluye una cláusula que le permite vetar algunos traspasos.

"Estamos agradecidos por lo que hizo por nosotros", señaló el gerente general de Detroit, Dave Dombrowski. "Será un bate que extrañaremos en algunas ocasiones, no cabe la menor duda".

Kinsler acaba de terminar la primera campaña de un contrato por cinco años y 75 millones.

Con astros como Fielder, Justin Verlander, Miguel Cabrera y Aníbal Sánchez, la nómina de Detroit se había convertido en una de las más cuantiosas de las mayores.

Aunque Fielder disparó 55 jonrones en los dos años que pasó con los Tigres, sus cifras cayeron en esta temporada, y el toletero tuvo problemas en los playoffs, cuando Detroit cayó ante Boston en la serie de campeonato de la Americana.

Fielder, de 29 años, bateó .279, con 25 cuadrangulares en el 2013, además remolcó 106 carreras, pero tuvo su producción más baja de cuadrangulares en una temporada completa.

Tampoco consiguió una sola impulsada en la fase final y bateó .182 en la serie de campeonato.

El traspaso daría a los Tigres más flexibilidad financiera, en un momento en que el abridor Max Scherzer, ganador del Cy Young, se encuentra a un año de la posibilidad de declararse agente libre.

Daniels señaló que el acuerdo se logró rápidamente, después que las conversaciones comenzaron el martes. Los Vigilantes estuvieron interesado en Fielder cuando el toletero fichó con los Tigres como agente libre.

"Nuestra oferta era bastante menor a lo que finalmente recibió, así que no estuvimos cerca", recordó Daniels. "Me pareció que era un tipo franco al que realmente le encanta este deporte, le encanta jugar, ama a sus hijos".

Fielder se unirá a una ofensiva en la que están el curazoleño Jurickson Profar, prospecto de 20 años, que hasta ahora Kinsler y el campocorto venezolano Elvis Andrus le habían cerrado el paso.

Ahora, Profar tendría la oportunidad de jugar regularmente, mientras que la marcha de Fielder deja al venezolano Cabrera con la oportunidad de llegar a la primera base, su posición preferida.

Kinsler, que conectó .277 con 13 cuadrangulares este año, cuando sólo disputó 136 partidos por lesiones en las costillas y el costado derecho, cubrirá una necesidad en la intermedia de los Tigres, después que el venezolano Omar Infante se declaró agente libre.

Mientras, los Reales firmaron contrato de cuatro años y 32 millones de dólares con el zurdo Vargas y llenaron el hueco que dejó en su rotación el dominicano Ervin Santana como agente libre.