El joven dirigente dominicano Luis Rojas dijo que este año será de muchos retos, pero sobre todo para él, quien se estrena en la posición de capataz de los Mets de Nueva York en un año completamente atípico para el béisbol de Grandes Ligas, con calendario de apenas 60 juegos y con muchas prohibiciones por la pandemia del coronavirus. 

REDACCION.- El joven dirigente dominicano Luis Rojas dijo que este año será de muchos retos, pero sobre todo para él, quien se estrena en la posición de capataz de los Mets de Nueva York en un año completamente atípico para el béisbol de Grandes Ligas, con calendario de apenas 60 juegos y con muchas prohibiciones por la pandemia del coronavirus.

“Es un gran reto, pero nuestras expectativas es ganar, hemos construido un gran equipo y tenemos una buena profundidad con muchachos que vienen de nuestro sistema de liga menor, así como jugadores veteranos como Robinson Canó, Wilson Ramos, Eduardo Nuñez entre otros” dijo Rojas a Noticias SIN mediante un video.

“Tome las riendas del equipo en enero y ha sido de mucho aprendizaje; uno de los consejos más grande que he recibido es de mantener la mente siempre abierta en este negocio; pero nos sentimos afortunados ya que hemos preparado el equipo y estamos listo para dar la batalla” agrego Luis.

Aunque son muchas las limitaciones, los coach y también los jugadores han aprendido bastante del nuevo proceso dijo además Rojas.

Rojas esta consiente del nuevo formato ya que para reducir riesgos de los traslados, los equipos jugarán únicamente contra rivales de la misma división, tanto en la Liga Nacional como en la Americana. (Así que solo tendrá que preparase para los Bravos de Atlanta, Marlins de Miami, Nacionales de Washington, Filis de Filadelfia, Yankees de Nueva York, Medias Rojas de Boston, Azulejos de Toronto, Orioles de Baltimore y Rays de Tampa Bay) .

El hijo de Felipe está acostumbrado a jugar bajo la presión de un calendario corto, la Liga dominicana de beisbol tiene un calendario de 50 partidos donde los equipos no se pueden entrar en muchas rachas negativas o quedan eliminados al mes y medio de temporada. Eso en cierta medida ayudará al dominicano que ha manejado la presión del equipo más ganador de la última década en pelota invernal dominicana.

NUEVAS REGLAS

Los jugadores que sí se han embarcado en la temporada se someterán a estrictos protocolos de salud y seguridad diseñados para mantener a la competición a salvo de la pandemia.

Los beisbolistas serán sometidos a pruebas cada 48 horas, y habrá obligación de llevar mascarillas en el campo.

Las normas de distanciamiento físico implicarán la ampliación de los banquillos, con jugadores de reserva repartidos en asientos de las gradas.

Dos elementos básicos del béisbol, el tabaco de mascar y las semillas de girasol, estarán prohibidos.

En el nuevo código de seguridad de este deporte, conocido como el pasatiempo nacional de Estados Unidos, tampoco estará permitido escupir ni ‘chocar los cinco’ por una gran jugada.

Los jugadores o entrenadores que salgan de sus posiciones para protestar ante los árbitros, o se les acerquen a menos de seis pies (1,8 metros), podrán ser expulsados y sancionados.

La ausencia de las aficiones en los estadios ha obligado a los equipos a innovar, algunos introduciendo un ruido de multitudes durante los partidos y otros ocupando asientos con cartones con fotografías de aficionados.

Los jugadores también tendrán que ajustarse a varios cambios en las reglas para intentar acelerar el juego.

A partir de ahora, un pitcher relevista debe lanzar obligatoriamente a tres bateadores (antes podía ser uno), los extrainning arrancarán con un corredor en segunda sin out y la Liga Nacional tendrá un bateador designado (hasta ahora propiedad de la Americana).