Obviamente tras el partido la americana se negaba a dar la mano al juez de silla tras todo lo ocurrido.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-Bochornosas escenas se vivieron en la central del US Open en la gran final del torneo. 

Serena Williams totalmente fuera de sí y cargando contra el juez de silla Carlos Ramos. Todo se originó por un ‘warning’ que el portugués impuso a la americana a causa de un supuesto ‘coaching’.

La menor de las Williams se negó a aceptarlo y cargó duramente contra el juez de silla tildándole de “mentiroso” y “ladrón”. La discusión no se quedaba ahí y posteriormente elevaba su queja al juez del torneo exponiéndole el caso y repitiendo constantemente que aquello no era justo. Y es que Serena rompía una raqueta y perdía un juego gratis tras varios ‘warnings’.

Obviamente tras el partido la americana se negaba a dar la mano al juez de silla tras todo lo ocurrido.