El deportista contó varias anécdotas de su trayectoria y resaltó a tres oponentes como los más duros que enfrentó durante su época como profesional

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El ex campeón mundial de los pesados Mike Tyson supo reinventarse: aparte de rehacerse en cuando a lo económico tiene podcast propio en el que invita a distintas personalidades a charlar acerca del deporte y distintas temáticas.

Luego de unos segundos para rememorar su trayectoria, Mike soltó la respuesta. “Yo. Siempre fui mi pelea más difícil... Ruddock, Holyfield fueron grandes boxeadores. Lennox Lewis también. Yo veo a mis derrotas como mis mejores peleas también. Todo un proceso”, admitió. En una de las emisiones, Tyson recordó el 28 de junio de 1997, cuando en el tercer asalto del duelo frente a Evander Holyfield le mordió la oreja a su rival y hasta creó un producto para homenajear la insólita situación.

Por otro lado, explicó que el fumar marihuana era “normal” en sus años como profesional y admitió haber subido a un ring drogado: “En el 97′ volví a fumar y no paré desde ese entonces. Yo fumaba en la época que peleaba. Busquen la pelea de Andrew Golota y Mike Tyson. Lo rompí todo y no me preparé para esa pelea. Era un imbécil”. Poco tiempo después, la victoria de Tyson se anuló después de que diera positivo por uso de drogas y su adversario decidió alejarse del boxeo por tres años.

Para cerrar, le consultaron cómo manejaba la fama en sus mejores momentos para no creerse más de lo que realmente era. “Yo creo que era humilde en la época en la que le ganaba a todos. Tenía claro que no era Dios aunque la gente me lo decía. Sólo fui un negro callejero que fue bendecido, eso es todo. Ni más ni menos”, concluyó con una sonrisa en el rostro.

Vale recordar que Iron Mike regresó al ring en 2020, enfrentándose en una exhibición a Roy Jones Jr. y luego se barajaron varias posibilidades para que regresara otra vez al cuadrilátero. Ha insistido en que solo necesitaría 30 días para prepararse para enfrentar a cualquier posible oponente, y las versiones señalan que podría enfrentar a Jake o Logan Paul.

Fue en su podcast a finales de marzo cuando bromeó sobre ese posible choque y el dinero por el cual aceptaría el desafío: “Un billón de dólares”, lo que equivale a mil millones de dólares, un monto sin dudas impagable. “Necesitamos ganar algo más de dinero, hombre. Él tiene ojos azules, pelo rubio, eso es caro”, sostuvo en tono fanfarrón. Más allá de las bromas, advirtió que no existen negociaciones en curso. También se especuló con un nuevo combate ante el mencionado Lennox Lewis.

Fuente: Infobae