Hasta ahora, las pláticas durante el paro se han realizado en Nueva York, en las oficinas de MLB y el sindicato de jugadores.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Las negociaciones del béisbol de Grandes Ligas para salvar el inicio de la temporada regular reinician el lunes en una nueva sede: El estadio Roger Dean en Júpiter, Florida.

Se esperaba que Dick Monfort, director general de los Colorado Rockies, presidente del comité de política laboral, se uniera a la delegación de directivos que incluye al comisionado adjunto Dan Halem, el líder negociador de los equipos.

Bruce Meyer, el jefe negociador del sindicato de jugadores, podría ser acompañado por jugadores. El sitio donde se realizarán las negociaciones está a unas tres millas de la casa del pitcher Max Scherzer, de los New York Mets, uno de los ocho peloteros que integran el subcomité ejecutivo del sindicato.

El parque de pelota que generalmente se utiliza como la casa de los Miami Marlins y los St. Louis Cardinals en los campos de primavera en esta época del año, pero los trabajos no iniciaron el miércoles debido al noveno paro de actividades en el béisbol, el primero desde 1995.

La sesión del lunes será apenas la séptima sobre la economía central desde que inició el paro patronal el 2 de diciembre y las partes se han reunido en días consecutivos solo una vez, el 24 y 25 de enero. MLB informó el viernes que planea tener juntas con el sindicato diariamente durante la próxima semana.

El lunes se cumplirán 82 días de paro patronal. El viernes, Grandes Ligas canceló los juegos de pretemporada entre el 26 de febrero y el 4 de marzo.

Mientras los dueños y los peloteros han participado en reuniones virtuales vía Zoom, los únicos en asistir a la sesión en persona han sido Monfort y el relevista agente libre Andrew Miller, el 24 de enero.

Hasta ahora, las pláticas durante el paro se han realizado en Nueva York, en las oficinas de MLB y el sindicato de jugadores.

MLB indicó al sindicato que el 28 de febrero es el último día posible para llegar a un acuerdo que permita celebrar partidos inaugurales el 31 de marzo, dado el deseo de cuatro semanas de entrenamientos y el tiempo adicional para ratificar un pacto y que los jugadores se reporten a campamentos en Florida y Arizona.

Pero las partes acordaron a tener menos tiempo de entrenamiento después de campamentos de primavera interrumpidos en 1990, 1995 y 2020.