Los Patriots no lucieron ni de lejos tan demoledores como cuatro días antes, cuando apabullaron 45-7 a los Cleveland Browns. Sin embargo, eso bastó ante un ataque anémico de Atlanta que no ha conseguido un solo touchdown en casi nueve cuartos.

Atlanta.- Apoyados en una defensiva despiadada, los New England Patriots están dominando de pronto a los rivales como solían hacerlo en los años de Tom Brady.

Mac Jones lanzó un pase de anotación de 19 yardas a Nelson Agholor para lo que fue el único touchdown producido por la ofensiva en el encuentro que New England venció este jueves 25-0 a los Atlanta Falcons.

La defensiva de New England se hizo cargo de lo demás, anulando absolutamente a los Falcons, y los Pats hilvanaron su quinto triunfo.

New England (7-4) ha permitido tan sólo 13 puntos en sus últimos tres partidos.

"Estamos encontrando nuestro estilo", declaró el apoyador Matthew Judon, quien logró otra captura de mariscal de campo para colocar su total en la campaña en 10.5, la mejor cifra en su carrera. "Estamos jugando con mucha confianza".

Los Patriots no lucieron ni de lejos tan demoledores como cuatro días antes, cuando apabullaron 45-7 a los Cleveland Browns. Sin embargo, eso bastó ante un ataque anémico de Atlanta que no ha conseguido un solo touchdown en casi nueve cuartos.

Kyle Van Noy seals it. #ForeverNE @KVN_03

📺: #NEvsATL on NFLN/FOX/PRIME VIDEO

Ésta es la mejor racha de triunfos de New England desde que comenzó la campaña del 2019 con un récord de 8-0, en lo que terminó siendo el último año de Brady con el equipo.

"Siento que tenemos una de las mejores defensivas en la liga", señaló el esquinero J.C. Jackson, quien logró una de las cuatro intercepciones de los Patriots.

Los Falcons (4-6) fueron dejados en cero por primera vez desde el 13 de diciembre del 2015, cuando cayeron por 38-0 ante los Carolina Panthers.

Matt Ryan fue capturado cuatro veces y vio interceptados dos de sus envíos. Tuvo así otra actuación desastrosa, esta vez en el horario estelar de televisión.

Recién el domingo tuvo el peor rating de su carrera en la paliza de 43-3 que los Dallas Cowboys le propinaron a Atlanta.

"Han sido cinco días muy difíciles a la ofensiva", dijo Ryan. "No hemos lanzado el balón lo suficientemente bien. No lo hemos acarreado bien tampoco".