La estadística es abrumadora y habla por sí sola: desde el año 1997 el equipo femenino de balonmano de Brasil ha perdido tan solo un partido y ha empatado otro entre todos los disputados tanto en los Juegos Panamericanos (5 ediciones) como en los campeonatos Panamericanos (11 ediciones).

LIMA.- La estadística es abrumadora y habla por sí sola: desde el año 1997 el equipo femenino de balonmano de Brasil ha perdido tan solo un partido y ha empatado otro entre todos los disputados tanto en los Juegos Panamericanos (5 ediciones) como en los campeonatos Panamericanos (11 ediciones).

En unos Juegos Panamericanos, Brasil no pierde desde marzo de 1995, en Mar del Plata (Argentina), un 29-26 ya histórico ante los EE.UU.

El campeonato Panamericano de 2009, en el que Argentina ganó por un ajustado 26-25, es la última ocasión en que las hoy dirigidas por el español Jorge Dueñas perdieron en un torneo continental, una "mancha" que sin embargo solo sirve para resaltar el dominio absoluto de un equipo que es el gran enemigo a batir en Lima 2019.

Y eso, para expertos, entrenadores y jugadores presentes en la capital peruana, no va a ser tarea fácil para absolutamente nadie.

"Si me preguntas estadísticamente, y sobre el papel, jugadora por jugadora, por la tradición y la tendencia de los últimos años, evidentemente Brasil tiene un paso bastante adelante, esta en el top del balonmano mundial femenino y va a ser complicado que un equipo se acerque a ese nivel", reconoció a Efe el entrenador de Puerto Rico Camilo Estevez.

Erika Graciani, jugadora boricua, ex del Amposta español, coincidió en su análisis con varios otros protagonistas del campeonato, al afirmar "que aquí, excepto Brasil, el nivel está parejo".

"Ante ellas todas vamos a tener que hacer su mejor partido, en su mejor versión, pero es muy difícil, es un rival muy completo", afirmó.

Un tanto mas dramática fue la entrenadora de Canadá, Nathalie Brochu, quien en conversación con la prensa presente en el estadio de la Villa Deportiva Nacional (Videna) donde se disputa el campeonato apuntó que el objetivo de su equipo ante Brasil será simplemente "sobrevivir".

¿Y por qué este dominio? Aitor Canibe, ex vicepresidente de la Federación Madrileña de Balonmano y ex director de su escuela de entrenadores, lo explicó a Efe señalando a su excepcional "planificación".

"Inicialmente nadie va a poder ganarlas, son grandes favoritas. Verdaderamente trabajaron y han hecho una buena planificación. De la mano de entrenadores españoles, como ahora Dueñas, le han dado un plus de profesionalización a sus estructuras, y eso se nota", señaló.

Además, esta el poder psicológico de "no perder un partido" y que son "muy experimentadas y muy fuertes".

"Las brasileñas, antropométricamente, son muy fuertes, de envergadura y potencia. Son fuertes, y es un perfil que pude ir perfectamente a Europa a jugar, ganar experiencia de primer nivel. La realidad es que cada equipo que se enfrente a ellas tiene que dar el máximo", dijo.

La única opción para derrotar a Brasil, pasa, también según todos los consultados, por Argentina.

"Canadá y EE.UU acaban de empezar a desarrollar sus equipos, tienen poco bagaje. Cuba, un histórico, ha potenciado mas sus deportes individuales, ya que resulta mas fácil que apoyar a los colectivos sobre todo a la hora de ir al extranjero a ganar experiencia", apuntó Canibe.

Argentina, sin embargo, "tiene ya presencia en ligas europeas, tiene la liga local mas fuerte y trabajan bien".