Dando un rápido vistazo las estadísticas el cuerpo de lanzadores ha estado a la altura acumulando el mejor porcentaje de carreras limpias de la liga con 2.88 y concediendo a los contrarios el tercer promedio de bateo más bajo de la liga.

Santo Domingo.- La temporada de los Tigres del Licey ha sido una montaña rusa, iniciando con tres victorias consecutivas seguidas de seis derrotas en línea, todo eso antes de completar diez partidos.

El mal momento termino llevando al equipo azul a realizar cambios en las figuras de su gerente general y su dirigente, que a la larga podría decirse que han dado buenos resultados ya que el equipo está empatado en el tercer lugar de la tabla de posiciones, lo que significa un lugar en la siguiente ronda.

Pero con el equipo que está en el último lugar solo a tres juegos de diferencia el camino final de la temporada se torna algo difícil y más para un equipo que tiene deseos de ganar y que cuenta con seguidores sumamente exigentes.

Dando un rápido vistazo las estadísticas el cuerpo de lanzadores ha estado a la altura acumulando el mejor porcentaje de carreras limpias de la liga con 2.88 y concediendo a los contrarios el tercer promedio de bateo más bajo de la liga.

Comenzando por su abridor César Valdez, quien se mantiene como líder en ponche de la liga y sigue teniendo una muy buena temporada, hasta el cerrador Jairo Asencio quien ha salvado 9 partidos en 14 apariciones, segundo mejor total de LIDOM, solo por detrás de Wirfin Obispo.

También el veterano Ervin Santana ha hecho su aporte y viene de una buena salida ante las Estrellas Orientales tirando cinco entradas de una carrera y siete ponches, lo que significó una quinta victoria consecutiva para los azules, y a eso sumamos las adiciones de Aroldys Vizcaíno y Wander Suero que entraron al roster semanal.

Pero el punto débil de los Tigres ha sido la ofensiva teniendo el segundo peor promedio de bateo, solo por encima de los Toros, y un OBP de .294, también el segundo más bajo después de las Estrellas Orientales.

El promedio de bateo individual de varios jugadores regulares del equipo azul no superan los .250 como son los casos de Emilio Bonifacio (.240), Jorge Bonifacio (.239), Ronny Mauricio (.244), Luis Barrera (.163) y ahora Yermín Mercedes bateando para .132 en 11 partidos, figuras que están llamadas a producir en este tramo de la temporada si los Tigres quieren clasificar y llegar lejos en la postemporada.

Ni hablar de los refuerzos importados que iniciaron la temporada como Brian Serven (.105), Vinnie Pasquantino (.133) y Nick Heath (.158) que no rindieron los frutos esperados, pero que han sido suplidos por hombres como Chris Owings (.286) que ha hecho el trabajo hasta el momento.

El calendario restante es balanceado, con la mitad de los juegos en casa y enfrentando a todos los equipos en par de ocasiones, sombreando los enfrentamientos ante Toros del Este el 11 y el 16 de diciembre, equipo ha dominado en los últimos tiempos al Licey.