Como dijo el presidente del departamento de operaciones de béisbol de los Rays, Erik Neander: “No me puedo imaginar a alguien haciendo un mejor trabajo que el que él ha hecho aquí”.

Kevin Cash, de los Rays de Tampa quien superó en la votación a Scott Servais (2do lugar) de los Marineros y Dusty Baker de los Astros (3ro), supo navegar una serie de obstáculos para liderar lo que terminó siendo una temporada histórica en Tampa Bay ganó el premio del dirigente del año en la Liga Americana

Para mediados de junio, los Rays estaban sin sus tres principales abridores del equipo que había llegado a la Serie Mundial en el 2020: Charlie Morton (opción no ejercida), Blake Snell (cambiado) y Tyler Glasnow (lesionado). Pasaron casi toda la campaña sin el mejor relevista de aquel club del año pasado, Nick Anderson, y cambiaron al dominicano Diego Castillo a los Marineros. Enfrentaron una letanía de lesiones en el cuerpo de pitcheo, navegaron varios baches ofensivos de algunos de sus mejores jugadores y cambiaron a un jugador clave en la cultura del clubhouse (el dominicano Willy Adames) a finales de mayo.

Nada de eso importó. Los Rays terminaron con la mejor actuación de temporada regular en la historia de la franquicia al ganar 100 partidos y conquistaron con facilidad el Este de la Liga Americana, por lo que simplemente es imposible ignorar el impacto que tuvieron Cash y sus coaches para que el club terminara con el mejor récord del Joven Circuito.

Cash creó una atmósfera positiva y relajada que les permitió a los jugadores sentirse cómodos siendo ellos mismos. Manejó a la perfección un roster construido en base a profundidad y flexibilidad más que en estrellas, utilizando a 61 jugadores (incluyendo 38 lanzadores) y 158 alineaciones distintas durante la ronda regular. Es un piloto habilidoso a la hora de tomar decisiones en los juegos, poniendo a sus jugadores en la mejor posición para que tengan éxito y logrando que acepten sus roles (incluso si no siempre son tradicionales), y a la vez apoyándolos cuando atraviesan los ocasionales slumps.

Como dijo el presidente del departamento de operaciones de béisbol de los Rays, Erik Neander: “No me puedo imaginar a alguien haciendo un mejor trabajo que el que él ha hecho aquí”.

Los ganadores son elegidos por una votación de los miembros de la BBWAA realizada antes de comenzar la postemporada.