Las Reinas del Caribe resistieron una fuerte reacción de Alemania antes de imponerse 3-2 (25-21, 25-22, 14-25, 25-27, 15-9). 

REDACCIÓN DEPORTIVA.- República Dominicana terminó la Liga de Naciones Femenina FIVB 2021 con marca de 9-6 en la sexta posición, ambos hitos sin precedentes para el equipo de NORCECA en la competencia que inició en 2018 ni el Gran Premio Mundial que la precedió.

Las Reinas del Caribe resistieron una fuerte reacción de Alemania antes de imponerse 3-2 (25-21, 25-22, 14-25, 25-27, 15-9).

Jugando sin los servicios de Brayelin Martínez, con una leve lesión, el equipo dominicano descansó mayormente en Bethania de la Cruz quien terminó con 22 puntos. Prisilla Rivera y Lisvel Eve agregaron 13 y 10 puntos, respectivamente, mientras que Jineiry Martínez contribuyó con nueve y Gaila González y Yonkaira Peña cada una aportó ocho puntos.

La alemana Kimberly Drewniok fue la mejor anotadora del partido con 25 puntos y le siguieron en la escuadra perdedora Hanna Orthman con 17 y Lina Alsmeier y Camilla Weitell con 12 cada una.

El equipo dominicano tuvo la mejor parte en ataques 61-60 y en cantidad menor de errores 25-33. Alemania fue mejor en bloqueos 9-6 y saques ganadores 10-4

Ese partido significó el último que jugó la veterana rematadora dominicana Priscilla Rivera, en la Liga de Naciones, ya que tiene pensado retirarse en octubre próximo en el país. El juego duró dos horas y 42 minutos.

Las criollas quedaron por encima de países potencias en voleibol como Rusia, Serbia, Alemania, Italia, Canadá y Holanda. Mientras que a las semifinales avanzaron, en femenino, los sextetos de Estados Unidos, Brasil, Turquía y Japón.

Este año, la Federación Internacional de Voleibol decidió que sólo cuatro países avanzaran a las semifinales. En años anteriores lo hacían los mejores seis.

Las criollas ganaron los primeros dos parciales con una buena actuación ofensiva combinada de Bethania de la Cruz, Jineirys Martínez,Priscilla Rivera y Yonkaira Peña.

A pesar de perdido esas primeras dos mangas, las muchachas de Alemania nunca bajaron la guardia y guiadas por zurda, Kimberly Drewnior, dieron la gran batalla a sus rivales.

La defensa de Alemania y el ataque sostenido pusieron en aprietos en muchos momentos a sus oponentes, que parecían perder la concentración en el juego.