Sus viejos rivales Djokovic y Nadal jugaron una final de dos horas y 49 minutos en Roma el domingo

ESTADOS UNIDOS.- Roger Federer comienza su regreso al tenis en Ginebra este martes, que luego seguirá con una serie de presentaciones en torneos que incluyen Wimbledon y luego los Juegos Olímpicos de Tokio. El ex número 1 del mundo señaló este lunes que espera regresar a su mejor nivel, a pesar de que la próxima generación de jugadores ha ganado terreno durante su prolongado descanso por lesiones.

 

El suizo ha estado alejado de las pistas desde marzo, cuando volvió después de haber estado fuera durante más de un año, producto de dos cirugías de rodilla, y ganó su primer partido en Qatar antes de perder el segundo. Doha había sido su primera aparición desde enero de 2020, cuando sufrió una derrota en semifinales del Abierto de Australia ante Novak Djokovic.

 

 

“Solo me preocupa dónde está mi juego. Los muchachos en la gira están todos en un buen ritmo. El nivel que todos están produciendo es grandioso. Quiero lograr eso también nuevamente”, comentó a los periodistas y agregó: “Estoy emocionado por el regreso, eso es en lo que mi atención debe estar y no en tratar de estar al mismo nivel que Rafa y Novak en este momento”.

 

Sus viejos rivales Djokovic y Nadal jugaron una final de dos horas y 49 minutos en Roma el domingo, con el español logrando una victoria por 7-5, 1-6, 6-3 para igualar el récord serbio del número uno del mundo de 36 Masters 1000. títulos de series.

 

Con respecto a la posibilidad de jugar los mejores torneos pese a su larga ausencia, admitió: “Sé que debería estar en el número 800 del ranking, ya que no juegue nada estos meses. De todas formas, si mi rodilla y mi forma física no están al 100%, no podré sostenerme ahí para siempre. Si consigo estar al 100% y hacerlo bien, entonces significará que soy mejor que el número 800. Lo que sí puedo decir es que en estos dos meses que han pasado desde Doha, he ganado en fuerza, resistencia y flexibilidad”.

 

A su vez, Federer admitió estar impresionado por el nivel de tenis mostrado durante su ausencia de la gira: “Una cosa es segura, esperaría que la generación de Tsitsipas, Zverev, Rublev, Medvedev hayan vuelto a mejorar de forma natural porque tienen más experiencia. Dominic ganó un Slam mientras tanto. Rafa, Novak todavía están donde están. Uno pensaría que el juego ha mejorado de nuevo. Para mí, eso va a ser un desafío adicional, más difícil para mí encontrar ese nivel, pero supongo que supe desde el principio que nunca iba a ser simple, independientemente de si iba a estar fuera por tres meses o casi un año y medio“.

 

El torneo de Ginebra en tierra batida debería probar en qué tipo de forma se encuentra el suizo de 39 años antes del Abierto de Francia, que se celebrará del 30 de mayo al 13 de junio, antes de apuntar a sus dos grandes objetivos: un noveno título de Wimbledon y una medalla de oro en individuales en los Juegos de Tokio.

 

El máximo favorito Federer recibió un pase a la segunda ronda y jugará su primer partido el martes, contra el australiano Jordan Thompson o el español Pablo Andujar. “En este momento estoy sano y puedo volver a tener partidos en mi haber, acostumbrarme a estar en la cancha, servir durante horas y luego recuperarme y hacer lo mismo de nuevo, todo eso solo aumentará mi confianza”, dijo quien ahora ocupa el octavo lugar en el ranking, según Infobae.