REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Tras ser abucheada por el público londinense, la tenista estadounidense Serena Williams, número uno en el mundo, resistió la oposición contra la británica Heather Watson (6-2, 4-6 y 7-5).

“Ha sido el encuentro más difícil que he jugado en la pista central,” dijo la tenista, después de que el público británico se volcó para animar a Watson.

Williams, número 59 en el ránking de Asociación de Tenis Femenino (WTFA), dijo que Watson estaba jugando tan bien que no pudo hacer nada. Hasta aplaudió algunos de los tiros que le lanzaba.

Williams, de 33 años, jugará octavos de final ante su hermana Venus, de 35 años.

“Ella está en mejor forma que yo, así que llega con algo de ventaja a ese partido,” afirmó Serena sobre su hermana.

La estadounidense aspira a conquistar este año el Wimbledon femenino, ya que ganó en el 2002, 2003, 2009, 2010 y 2012.

Fuente: laestrella.com