El técnico que trabaja en la NBA afirmó que le han dicho insultos racistas "más veces de las que puedo contar. Me detuvieron varias veces por mi color de piel e incluso quemaron mi casa".

REDACCIÓN DEPORTES.- Steve Kerr era jugador de los Bulls cuando la era de Michael Jordan y ha sido entrenador de los Warriors en la época de Stephen Curry. Ha compartido con dos grandes estrellas de la NBA y considera que ambas experiencias son igual de positivas.

En una entrevista con el programa "Damon, Ratto & Kolsky" en la estación de radio The Game 95.7, Kerr aseguró que con Jordan y Curry siempre hay posibilidad para asombrarse cada noche.

"Eso fue lo más importante con Michael. Todas las noches estabas asombrado de lo que estabas viendo (...) Así es como me siento con Steph", dijo el técnico.

El encargado de dirigir a Golden State recordó que la grandeza de estos dos astros del baloncesto se mide por la cantidad de cosas que han hecho durante su carrera, no por un premio o un campeonato. "Eso es lo más importante", señaló.