Redacción deportes.- La Rod Laver Arena, la central del Abierto de Australia, congregó este domingo a 15,000 aficionados en un lleno histórico que sirvió para contemplar a las principales figuras que competirán en este primer Grand Slam de la temporada, reunidos para recaudar fondos y ayudar a los afectados por las recientes inundaciones en el estado de Queensland.

Las localidades se vendieron en tan solo una hora y la organización recaudó 1.8 millones de dólares en este gran acto solidario.

Tal y como sucedió el año pasado cuando el día antes del comienzo del torneo varios jugadores aceptaron la invitación de Federer para reunirse y recaudar fondos por el desastre ocurrido en Haiti, una vez más los tenistas se reunieron para otro acto solidario.

Fueron noventa minutos en los que los jugadores se dividieron en dos equipos. Pat Rafter capitaneó el equipo verde, formado por Andy Roddick, Andy Murray, Victoria Azarenka, Vera Zvonareva, Rafael Nadal y Kim Clijsters.

Lleyton Hewitt encabezó el equipo de oro con Novak Djokovic, Ana Ivanovic, Justine Henin, Caroline Wozniacki, Roger Federer y Samantha Stosur. Jim Courirer, dos veces campeón del Abierto de Australia actuó como juez de silla.

La exhibición acabó con un partido mixto entre Nadal-Clijsters y Federer-Stosur.