MADRID, España.- La brillante actuación de la selección española y los goles de Fernando Torres, David Silva y Cesc Fàbregas, hicieron estallar a los más de veinte mil hinchas que se congregaron para seguir el partido entre España e Irlanda en las pantallas gigantes ubicadas a las afueras del Santiago Bernabeu.

A tan sólo cuatro minutos de iniciado el encuentro, cuando la afición terminaba de acomodarse, Fernando Torres, delantero del Chelsea, marcó el primer gol e hizo estallar las miles de gargantas de los aficionados.

De ahí en adelante todo fue alegría. En los cientos de rostros pintados con la bandera española solo había sonrisas; cientos de banderas se agitaban al ritmo del juego de la "Roja" y el sonido de las bocinas se mezclaba con los gritos de aliento que no cesaban con el pasar de los minutos.

David Silva y Fernando Torres