En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Derribar a Roethlisberger y Rodgers será clave para decidir al campeón NFL

Derribar a Roethlisberger y Rodgers será clave para decidir al campeón NFL
Derribar a Roethlisberger y Rodgers será clave para decidir al campeón NFL

Roethlisberger

Redacción, EE.UU.- Tanto los Steelers de Pittsburgh como los Packers de Green Bay llegan a la disputa de la cuadragésima edición del Super Bowl con unos estilos de juego muy parecidos, sólidos en defensa, buena ofensiva y dos mariscales de campo que serán sin discusión claves y protagonistas.

En la medida que las defensas de ambos equipos puedan hacerle daño tanto a Ben Roethlisberger, de los Steelers, como a Rodgers, de los Packers, el camino para el triunfo en el gran partido del próximo domingo estará despejado.

Ahora el gran dilema es ver que estrategia van a emplear tanto los entrenadores de ambos equipos como los coordinadores defensivos para no sólo controlar a Roethlisberger y Rodgers cuando tengan el ovoide sino también y lo que es más importante derribarlos, que es la única manera que no les hagan daño.

Precisamente, una de las grandes cualidades que tienen ambos mariscales de campo es que son muy difíciles de dejarse derribar y aunque los presiones siempre encuentran la manera de salir del paquete de jugadores que los buscan como objetivos principales.

Si hay un mariscal de campo que visualiza de una manera brillante lo que sucede a su alrededor es Roethlisberger y eso le ha permitido que sabe como reaccionar en cada momento y se anticipa a sus rivales.

La capacidad que tiene de anticipación le ha permitido tomar decisiones sin mirar, sabe cuando se le acercan defensores desde cualquier dirección y antes que lleguen al contacto físico ya ha cambiado de posición.

Roethlisberger, de 28 años, que llega a su tercer Super Bowl como profesional en seis temporada, no se pone a correr, pero se sale del camino y gana suficiente tiempo como para completar un pase o evitar un derribo, que el objetivo a cumplir.

Si llegan a él, es tan grande que los rivales a menudo rebotan en su cuerpo y eso también le permite ser el último recurso para no caer al suelo sin antes hacer la jugada.

Rodgers, de 27 años, que hará su debut en un Super Bowl cuando salte el domingo al “Cowboys Stadium”, también tiene un sexto sentido. Y a diferencia de Roethlisberger, cuando percibe peligro, sí se pone a correr y lo hace muy bien.

El mariscal de campo que aprendió bajo la protección del legendario Brett Favre, es rápido y ágil, Rodgers se convierte en un corredor estelar cuando tiene el camino despejado.

Al igual que Roethlisberger, Rodgers evita a sus marcadores y sabe aprovechar los bloqueos que hacen sus compañeros para conseguir un primer down o incluso un “touchdown”, sin escaparle al contacto físico si va a ganar metros decisivos que conseguir.

Precisamente, la única similitud que hay entre los dos mariscales de campo que van a protagonizar el próximo Super Bowl es que ambos son muy buenos cuando llega el momento de evitar que los derriben.

Lo hacen tan bien que el desenlace del partido entre los Steelers y los Packers bien podría depender de su capacidad para no ser frenados cuando se ponen en movimiento.

Roethlisberger no es tan rápido como Rodgers o Michael Vick, de los Eagles de Filadelfia, ni tan tranquilo como Tom Brady, de los Patriots de Nueva Inglaterra ó Peyton Manning, de los Colts de Indianápolis, pero se las arregla para que todo le salga bien.

Durante la competición de la temporada regular, Roethlisberger consiguió primeros downs en 15 de sus 34 avances con el balón.

Rodgers ganó 23,8 yardas por partido esta temporada, más que ningún otro mariscal de campo con excepción de Vick, que fue el líder indiscutible en ese apartado, pero al que superó en el partido decisivo en la primera ronda de la fase final cuando en Filadelfia los Packers ganaron 16-21.

Además se da el hecho que los mariscales de campo que pueden moverse son algo común en el Super Bowl desde la década de 1970, en que brillaron leyendas como Roger Staubach, Fran Tarkenton, Bob Griese y Terry Bradshaw, todo un símbolo de los Steelers.

Pero desde los años 80 no ha habido un duelo de mariscales que se muevan tan bien como estos dos, por lo que el partido del domingo tendrá todavía más aliciente y sabor al más puro estilo de la época de la formación de ambas dinastías.

“Las defensas van a tener muchas dificultades para contenerlos”, anticipo John Kuhn, corredor que comenzó su carrera en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) al lado de Roethlisberger y ahora está con los Packers, por lo que tiene un conocimiento perfecto de ambos.

“Cuando los defensores llegan a ellos, no se acaba la jugada. Tienen que tirarlos al suelo”, subrayó Kuhn. “Contra Atlanta, Aaron (Rodgers) esquivó a cuatro o cinco rivales varias veces mientras buscaba a quien pasarle el balón”.

Kuhn reiteró que Rodgers era fenomenal, que estaba jugando a un gran nivel, pero a Roethlisberger no se podía bloquear y mucho menos derribar.

“Cuando estás a su lado es cuando te das cuenta del poder físico que tiene, lo fuerte y grande que es como para tirarlo con el simple contacto”, explicó Kuhn.

La defensa que haga mejor su trabajo en torno a conseguir el gran objetivo de derribar a los mariscales será la que le haya dado a su equipo la mitad del título del Super Bowl XLV.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *