En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Desarrollan tejidos que pueden usarse como injertos vasculares en cirugías

Desarrollan tejidos que pueden usarse como injertos vasculares en cirugías
Desarrollan tejidos que pueden usarse como injertos vasculares en cirugías

Cirugía

Washington, EE.UU.- Un grupo de médicos logró fabricar vasos sanguíneos de manera artificial, que se pueden injertar en operaciones de desvío coronario, señala un artículo publicado hoy en la revisa Science Translational Medicine.

El equipo lo encabezó la profesora de anestesiología e ingeniería biomédica de la Universidad de Yale, Laura Niklason, cofundadora y directora de operaciones científicas de Humacyte, una compañía privada que desarrolla productos para pacientes con enfermedades vasculares.

Según el artículo, los vasos sanguíneos pueden prepararse con antelación “para que los cirujanos los tomen de la repisa cuando los pacientes los necesiten”.

Hasta ahora ningún otro injerto vascular creado a partir de tejido humano ha tolerado el almacenaje simple.

Los nuevos injertos, cultivados a partir de la célula de un donante, no causan una reacción del sistema de inmunidad de la persona que los recibe, lo que significa que “probablemente puedan trasplantarse a numerosos pacientes no relacionados sin provocar una respuesta inmunológica”, señala el artículo.

Los investigadores generaron sus vasos sanguíneos a partir del cultivo de células de músculo suave de los tejidos de donantes humanos, y los crearon sobre “andamios”, una especie de tubos hechos con un polímero biodegradable.

Las células de músculo produjeron colágeno y otras moléculas que formaron una matriz extracelular y, cuando el andamio se degradó quedaron vaso sanguíneos totalmente formados.

El equipo de investigadores despojó las células de músculo suave de los vasos para asegurarse que no causaran una respuesta de inmunidad en los receptores al ser trasplantados.

“Estos vasos sanguíneos humanos retuvieron su fuerza y elasticidad y permanecieron abiertos aún después de almacenarse en una simple solución salina durante un año”, según el artículo.

Los injertos vasculares humanos también se probaron en animales grandes, sometidos a cirugía de puente coronario arteriovenoso, en el cual el vaso sanguíneo actúa como conexión entre arteria y vena.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *