En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Desbordamientos de río abre foco de preocupación en Colombia

Desbordamientos de río abre foco de preocupación en Colombia
Desbordamientos de río abre foco de preocupación en Colombia
Desbordamiento de rio en Colombia

Desbordamiento de río en Colombia

BOGOTÁ, Colombia.- La principal arteria fluvial de Colombia, el río Magdalena, se convirtió este domingo en un nuevo foco de preocupación para las autoridades y organismos de socorro del país, azotado por una temporada de intensas lluvias que deja al menos 141 muertos.

El Magdalena, que atraviesa el territorio colombiano de sur a norte, se salió de cauce en un tramo de su cuenca media y ocasionó las primeras emergencias por inundaciones, según informes de la Cruz Roja Colombiana (CRC).

El director del Socorro Nacional de la CRC, César Urueña, destacó que la situación más grave la viven los vecinos de cuatro barrios de Puerto Salgar, localidad del departamento central de Cundinamarca, del que también es capital Bogotá.

Las inundaciones afectaron a unas 400 familias de esta población, situada en una parte de la cuenca sobre la que pesa una alerta roja emitida por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam, estatal).

El mismo río también se ha desbordado en algunos sectores rurales de las localidades de Honda, en el departamento del Tolima (suroeste), y La Dorada, en el de Caldas (noroeste), al igual que en otras zonas de su cuenca baja.

“En todos ellos estamos en la evaluación de daños y necesidades”, dijo Urueña, quien observó que el Magdalena “es uno de los ríos más peligrosos del país”.

Con una trayectoria de 1.558 kilómetros, entre el Macizo Colombiano, donde nace, y el mar Caribe, en el que desemboca, el Magdalena acoge en sus riberas más de 700 municipios y pequeñas aldeas o caseríos.

Una gran parte de la cuenca de este río se corresponde con la región Andina de Colombia, la más poblada del país y, también, la más susceptible a aludes y crecientes súbitas en períodos lluviosos como el actual, que comenzó el pasado septiembre y que se ha intensificado por influencia del fenómeno de La Niña.

El Magdalena “está a su tope”, advirtió a Efe el director del Socorro Nacional de la CRC, organismo que tiene entre sus grandes retos el de prestar asistencia a los damnificados del período, que suman más de 535.000.

Son víctimas de los más de 870 deslizamientos, avalanchas y otros eventos asociados a las lluvias que se han presentado en esta temporada y que, según precisan los informes de la CRC, han afectado 429 municipios en 27 de los 32 departamentos del país.

Además del Magdalena, el Ideam mantiene sobre alerta roja los ríos Cauca y Bogotá, ambos tributarios de la primera arteria fluvial, lo mismo que el embalse de Prado, situado en el departamento del Tolima (suroeste).

Las reservas de agua del Prado son hoy del 123,50 por ciento, según lo muestra el informe técnico diario del Ideam.

El Prado recibe agua del Magdalena, así como el embalse de Betania, en la región vecina del Huila y cuyas reservas subieron al 95,71 por ciento, por lo que el Ideam lo tiene bajo una declaración de alerta amarilla.

Prado y Betania están entre los 22 embalses con fines de generación hidroeléctrica más importantes de Colombia y de los que trece tienen ahora reservas de agua por encima del 90 por ciento.

A pesar de este estado límite, el Ideam indicó que los embalses no realizan todavía vertimientos por compuertas (desembalses).

En su caso, los de Prado y Betania aumentarán ineludiblemente el caudal del río Magdalena, razón por la que las autoridades del sector y los organismos de socorro lo miran muy de cerca.

Hasta ahora, la mayor crisis de la temporada la ha sufrido la capital colombiana, con inundaciones de populosos sectores residenciales en Bosa y Kennedy, dos de las veinte localidades de la cuidad.

Unas 46.000 personas de ambos sectores fueron damnificadas por las inundaciones, que provienen de desbordamientos del río Bogotá y el canal de aguas lluvias Cundinamarca, tributario de esta vertiente.

La situación en la capital colombiana se ha aliviado debido a un súbito cambio meteorológico que ha tenido como efecto ausencia de lluvias desde el pasado viernes.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *