En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Desconocer resultados del fraude y construir la alternativa

Desconocer resultados del fraude y construir la alternativa
Narciso Isa Conde

narciso-isa-condeEs sumamente pérfido encasillar las reacciones de indignación y protestas frente a un fraude general plagado de groserías y fechorías como un simple y despreciable “pataleo electoral”.

Me parece insostenible, además, calificar lo acontecido como “simples irregularidades” de un sistema electoral aceptable y reformable en el futuro inmediato.

Es demasiado inconsistente y tramposo atribuirle legitimidad y legalidad a los burdos resultados ofrecidos en los boletines de la JCE, nutridos con dos métodos previamente viciados y trampeados: el electrónico y el mano a mano, en el contexto de un sistema y un escenario electoral dominados por una dictadura presidencialista con una altísima vocación de fraude.

Es un simplismo -nada ingenuo- separar los números ofrecidos por la JCE en el nivel presidencial de lo acontecido a nivel congresual y municipal, cuando el desastre es general y ha sido ejecutado no solo por la mayoría de ese organismo, sino por todo el sistema de juntas impuesto por ella, con la complicidad del TSE, del Congreso (Senado Y Cámara Baja) y de los jefes del PLD y partidos aliados (incluidos Leonel y Danilo)… Recordemos como el Presidente Medina corrompió su re-postulación, como adulteró la competencia volcando el inmenso poder de un Estado y del gran empresariado al servicio de ese propósito, y como proclamó la imperiosa necesidad de un CONGRESO de su propiedad.

El reclamo de anulación de las elecciones en su totalidad se cae de la mata y no hay manera de restarle seriedad, cuando no hay forma de conocer los reales resultados de las votaciones,

puesto que el régimen y los partidos con más recurso y poder pervirtieron todo el sistema, las votaciones y los conteos: con todo los métodos espurios ya referidos más la compra de cedulas, votos y delegados de mesa, alteraciones y desapariciones de actas, valijas, boletas, cómputos, boletines…de lo que hay pruebas a granel.

Los que en esta situación llaman a esperar el dictamen de la JCE y a apelar al TLC se burlan del país, porque eso equivale a poner en manos de los instrumentos del fraude las decisiones finales respecto a lo denunciado.

* Nuevas elecciones, árbitros, institucionalidad y normas.

Cuando unos comicios se anulan –y estos incluso se han anulado a sí mismo- hay que hacer nuevas elecciones y ahora no basta recurrir a repetirlas parcialmente en determinadas demarcaciones. Aquí todo el proceso está podrido, aunque los de arriba se empeñen en negar una realidad evidente y demostrable. Aquí hay que realizar nuevas elecciones a todos los niveles, y para que ellas puedan ser libres, democráticas y creíbles, habría que hacerlas con otras normas legales, otra JCE y otro TSE.

Nadie medianamente lúcido, informado e inteligente puede pensar que con Danilo reelecto, Senado reelecto y una Cámara de Diputados/as igual o peor que la anterior, se podrían reestructurar la JCE, el TSE, las juntas municipales y los mecanismos electorales cuestionados de manera que los fraudes (electrónicos y manuales), trampas, falsificaciones electorales no se vuelvan a repetir. ¡Qué va! Es de tontos pensar así o es de mentirosos pregonarlo, haciéndonos creer que quienes hicieron este fraude se van a arrepentir o se van a dejar presionar hasta volverse honestos y de partidarios de la libertad

Pero lo mismo hay que pensar sobre la sugerencia de que el Congreso recién “electo” -tan degradado y descarado como los peores de nuestra historia- surgido de este fraude grotesco, vaya a aprobar una buena ley de partidos y una mejor ley electoral. Todo eso es pura “ple pla”, ganas de engañarse o de engañar.

Las instituciones estatales, nuevamente asaltadas por la corporación PLD, con un danilismo dominante -apoyándose en la autocrática Constitución del 2010- no van a propiciar la democratización de las elecciones y del sistema político, no van a facilitar su desplazamiento. La dictadura morada no se va derrotar a sí misma, renunciando a la vez al continuismo.

Las dictaduras son como el caimito, no se tumban a sí mismo ni caen por sí solas. Por eso ésta va dando saltos hacia la podredumbre crónica y total; lo que determina que cualquier restructuración de la JCE, el TLC y las demás altas cortes dentro de ese contexto, no pasaría de la sustitución del dominio que tiene ahora Leonel sobre ellas, al que pretende lograr el presidente reelecto en medio de la imposición del fraude general.

Tampoco es creíble que los cogollos del CONEP y del EPISCOPADO, luego de sus recientes demostraciones de postración frente al régimen peledeísta, puedan convertirse en entes democráticos y democratizadores frente a la dictadura morada-danilista.

A otro pez con esa carnada. Llaman a la paz como si reclamar derechos fuera la guerra, para que los productos del fraude imperen cuatro años más favoreciendo sus intereses y ambiciones.

Sus medios de comunicación y de dominio ideológico silencian hasta las fechorías evidentes y tapan además la voluminosa corrupción que envolvió el contrato de los scarners instrumentado por Roberto Rosario y sus padrinos; como también la confabulación de Danilo Medina con los VICINI para llevar al candidato del PRM-PRSC, David Collado, a la Alcadía de la Capital; simulando algo de democracia en esta demarcación; lo que también silencian los partidos de oposición y el gran coro de periodistas y programeros sobornados. El fraude cuenta con sus adornos.

* Como salir del tranque: alternativa.

Vista esas verdades, estamos frente a un tranque político provocado por el orden constitucional, la institucionalidad y el régimen político vigentes, que conforman una dictadura corrupta y corruptora; que aunque más degradada, debilitada y deteriorada después de estas elecciones, procura sobrevivir y continuar por cuatro años más.

Algo inaceptable y posible de evitar en el corto o mediano plazo… si las claudicaciones, mediatizaciones y transacciones propias de una oposición derecha, experta en poses que luego no practica, son también derrotadas por la indignación y la movilización popular contra la maquinaria del fraude; declarando anticipadamente como improcedente reducir las demandas a nuevas elecciones locales dentro de este sistema electoral; o a negociaciones entre candidatos opositores que se den por derrotados, el gobierno-PLD, el gran empresariado y la cúpula católica (como comienza a sugerir algunos).

Un cambio de verdad exige adoptar la democracia de calle como nueva ruta para lograr el acorralamiento, la ruptura y desmonte de esta dictadura tramposa (basada en un orden constitucional pervertido), refundar el Estado y sus instituciones, restablecer el sufragio democrático, rescatar la soberanía popular y nacional, y transitar hacia una sociedad justa y solidaria por la vía de una Constituyente Popular y Soberana.

Así pensamos en el seno de la Izquierda Revolucionaria-IR y dada la gravedad de la situación acordamos estimular a todas las fuerzas democráticas a promover encuentros unitarios para debatir juntos/as este y otros pareceres sobre los RESULTADOS DE LAS ELECCIONES, LA RESPUESTA POPULAR Y LA PROPUESTA DE CAMBIO, a fin de impulsar las luchas inmediatas en torno a los consensos que alcancemos.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *