En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Desgaste político

El presidente Leonel Fernández parece no percatarse del desgaste político que su figura y su gobierno están padeciendo entre la población. Quedando todavía cierto tiempo para “finalizar” este segundo mandato,  mantiene la intención de volver a capitanear el Estado dominicano, en base a acuerdos de aposento y a sus truculentas operaciones para continuar en la presidencia a pesar de que la Constitución lo prohíbe.  Un claro rejuego de su ambición política y de perpetuarse en el poder. Digno  discípulo de Balaguer, que tanto daño hizo a la sociedad en lo concerniente a la Constitución.

Fernández, ha hecho poco frente a los innumerables casos de corrupción que  existen en el tren gubernamental,  y en la  inapropiada conducta  entre diputados y senadores de su partido.  Sólo dos o tres cambios de ficha en su gabinete y poco más.  Mientras tanto todo sigue igual. Poca voluntad política frente al hastío cada día más palpable de millones de dominicanos no sólo ya contra su gobierno sino cansados de la continuidad de la precariedad en los servicios públicos de primera necesidad que él prometió resolver en sus innumerables promesas de campañas.  Pero, a eso se dedican nuestros políticos, a promesas vagas nunca realizables: con la eterna desgracia de la falta de electricidad y una tarifa abultada,  problemas de agua potable en varios sectores, hospitales públicos que continúan en pésimas condiciones, falta de empleo para nuestros jóvenes, una Poder Judicial de pacotilla, alza de precios imparables en los alimentos de primera necesidad y una educación pública que no llega a todos los rincones.  Sin olvidar la escalada de una violencia sin tregua en la que vivimos sumergidos desde hace años.

Pero ese desgaste político al que hago alusión, no sólo involucra a la figura del mandatario, sino también al partido, que se parece más al PRD: ramificado en diversos grupos,  todos quieren ser presidentes y cada quien vela por sus propios asuntos. En fin, una jauría indomable. Da pena en que se ha convertido la figura del Presidente y su partido.  Nada parecido a lo que fundó y encumbró el profesor Juan Bosch, que si se levantara de la tumba volvería a fallecer al observar la degradación de sus discípulos.
En adición a esto, el gobierno continúa con las peticiones de préstamos para poder subsistir en su alocado tren de malgastar lo que tiene sin reservas ni pudor, metiendo al  país en una deuda  inverosímil,  que de por sí, inició con el nefasto Mejía.

Pero, la solución no es tomar préstamos ni al FMI, ni a ningún organismo internacional.  Lo necesario es bajar la nómina gubernamental,  las dietas y los lujos que tiene este gobierno y sus ministros, poner coto a la situación de seguir firmando  nombramientos estériles fuera del país en Embajadas y Consulados que están abarrotados con una empleomanía que no sabe en qué silla sentarse.  Ajustarse el cinturón a un presupuesto anual que debería ser de garantías al gobierno y a la población, frenar la fiesta de aprobación de préstamos en el Congreso, aumentar las recaudaciones fiscales,  hacer sólo viajes que realmente surtan efectos positivos para el país, y ante todo,  saber gobernar y administrar un país con precariedades económicas sin festinar ni regalar sus recursos naturales con fines de atraer nuevas y mejores inversiones de capital.  No todo vale en este juego, lo que sí vale es tener la voluntad de cambiar la situación.

[email protected]

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *