X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 241,392
  • Nuevos casos 619
  • Fallecidos total 3,139
  • Nuevos fallecidos 9
  • Recuperados 194,653
  • Críticos
  • Pruebas 1,219,587
<< Mapa interactivo >>

Día de la Altagracia: ¿Qué sabes de esta tradición?

Día de la Altagracia: ¿Qué sabes de esta tradición?
Día de la Altagracia: ¿Qué sabes de esta tradición?

SANTO DOMINGO.- Cada 21 de enero, los dominicanos conmemoran el día de la virgen de la Altagracia. En nuestro país, para esta fecha se recuerda esta virgen y cientos de devotos católicos acuden a la Basílica de Higüey para profesar su fe a quien llaman como La Patrona de Higüey o la «madre protectora y espiritual del pueblo dominicano», pero este año, los creyentes no podrán asistir por la pandemia del coronavirus.

Esta festividad fue declarada oficialmente en el país el 21 de enero como un día no laborable, así como de fiesta nacional y religiosa, durante el gobierno de Horacio Vásquez.

Origen de la Virgen de la Altagracia

Sobre el origen de la Imagen de la Virgen de la Altagracia existen diversas versiones, pero todas ellas se basan en milagros semejantes. Una de ellas cuenta que un colonizador vivía con su familia en una de las islas, y que acostumbraba hacer viajes para vender su ganado. En una ocasión cada una de sus dos hijas le hizo un encargo; la mayor le pidió vestidos, cintas y encajes, mientras que la menor, que era más inclinada hacia las prácticas religiosas, le pidió una imagen de la Virgen de Altagracia. El hombre se sorprendió, pues nunca había escuchado tal advocación, pero ella le aseguró que la encontraría.

Al término del viaje, y ya de regreso, el hombre pernoctó en casa de un viejo amigo, y le comentó mientras cenaban cuán desilusionado estaba porque sólo había podido conseguir lo que la hija mayor le había pedido, a pesar de haber buscado insistentemente la imagen de la Virgen de Altagracia, la cual parecía no existir. Al oír aquel comentario, un anciano que había pedido pasar la noche en la misma casa, y que estaba sentado en un rincón, se levantó y le dijo que sí existía la Virgen de Altagracia y que él llevaba su imagen.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *