x

Día Mundial de la Hipertensión

Presión arterial

La hipertensión arterial es el aumento sostenido de la presión arterial a valores iguales o mayores a 140/90 mmHg, o más conocido como 14/9 cuando realizamos una medición de rutina.

Día Mundial de la Hipertensión / Fuente externa

Redacción externa.- Hay una enfermedad que preocupa a los cardiólogos, ya que está asociada al infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca y el accidente cerebrovascular. Se trata de la hipertensión arterial (HTA), que hoy conmemora su Día Mundial con el objetivo de concientizar a la población sobre la importancia de detectarla y tratarla correctamente.

Detrás de las enfermedades que habitualmente ocupan un lugar central en la agenda pública, hay patologías y factores de riesgo que tienen un impacto silencioso pero constante en la salud de los argentinos.

La hipertensión arterial (HTA) es una de las enfermedades que debería ocupar un lugar de mayor relevancia en la agenda pública, ya que apenas la mitad de los pacientes está diagnosticada y muchos de ellos no cumplen correctamente con los chequeos médicos recomendados para mantenerla bajo control.

Esta información surge de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) y los datos arrojados por los estudios RENATA 1 y 2, que indican que cerca de un tercio de la población adulta de la Argentina es hipertensa. Incluso algunos autores, como por ejemplo los del estudio PURE, advierten que esta prevalencia podría ser aún mayor. Esto se debe a que, cuando a las personas entrevistadas en la ENFR se les suman aquellas a las que efectivamente se les registró la presión arterial (PA), la prevalencia aumenta prácticamente al 50% de la población.

“Casi la mitad de estos pacientes desconoce ser hipertenso, mientras que el número de aquellos que son tratados y efectivamente controlados es de aproximadamente un 25%. De esta manera, solo 1 de cada 4 pacientes hipertensos tiene su PA adecuadamente controlada, constituyendo un serio problema de salud pública, debido a la fuerte vinculación de la hipertensión arterial con el desarrollo de otras enfermedades”, explicó el doctor Pablo D. Rodríguez (MN 75816), jefe de la Clínica de Hipertensión Arterial del ICBA Instituto Cardiovascular.

Dos factores de riesgo se relacionan con esto. La alimentación poco saludable y el sedentarismo, asociados al aumento del sobrepeso y la obesidad, contribuyen fuertemente a que las cifras de prevalencia se mantengan en el tiempo, e incluso muestren una leve tendencia en alza. Es por eso que esta nueva edición del Día Mundial de la Hipertensión Arterial, que se conmemora cada 17 de mayo por una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, representa un momento ideal para difundir información sobre esta patología y fomentar las pautas de prevención y control.

¿Por qué se genera la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial es el aumento sostenido de la presión arterial a valores iguales o mayores a 140/90 mmHg, o más conocido como 14/9 cuando realizamos una medición de rutina. “Es una enfermedad y a la vez un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, neurológicas y renales. De acuerdo con diferentes análisis, la presencia de HTA es la primera o segunda causa de morbimortalidad en la población mundial”, precisó el doctor Rodríguez.

Esta morbilidad se expresa generalmente en la enfermedad cardiovascular, ya que se trata de la primera causa de accidente cerebrovascular y uno de los principales desencadenantes de infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca. Además, la hipertensión arterial, junto con la diabetes, son las dos principales causas de enfermedad renal crónica e ingreso a diálisis.

En resumen: corazón, cerebro, riñón y arterias son los llamados órganos blanco de la HTA y los más comprometidos cuando la PA no está adecuadamente controlada.

Los expertos afirman que se trata de una enfermedad asintomática, por lo que es conocida como un “asesino silencioso”. Lo cierto es que hay una serie de síntomas o signos que se suelen vincular con esta condición, como por ejemplo la cefalea, el derrame conjuntival (ojo rojo), la epistaxis (sangrado nasal) o los mareos. Sin embargo, en la mayoría de estos casos, el aumento de la presión arterial no es la causa del síntoma, sino su consecuencia.

Respecto a las causas que provocan la hipertensión arterial, los expertos afirman que son desconocidas en la mayor parte de los pacientes, por lo que se denomina HTA esencial o primaria. “Esta forma de la enfermedad, que abarca aproximadamente el 90% de los hipertensos, tiene un fuerte componente genético, de modo que su prevalencia aumenta en aquellos que tienen uno o sus dos padres hipertensos. Alrededor del 10% de los hipertensos pueden tener una causa secundaria, es decir que presentan otra enfermedad que genera el aumento de los valores de PA”, agregó el experto y detalla que las más frecuentes son las de origen renal y las de origen endocrino (glándulas suprarrenales, tiroides, etc.).

Si bien las causas son mayormente desconocidas, existen mecanismos comúnmente relacionados con el aumento de la presión que pueden ser estudiados en forma no invasiva con métodos como la cardiografía de impedancia. Su conocimiento podría orientar a los médicos en un tratamiento más efectivo.

Comenta con facebook