En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Director ruso arrestado lleva a Cannes película de mítico Víktor Tsoi

Director ruso arrestado lleva a Cannes película de mítico Víktor Tsoi
Director ruso arrestado lleva a Cannes película de mítico Víktor Tsoi

REDACCIÓN.- El director de cine y teatro ruso Kiril Serébrennikov, en arresto domiciliario desde el pasado año, representará a Rusia en la próxima edición del Festival de Cannes con la película “Leto” (El verano), inspirada en la vida del mítico Víktor Tsoi, el roquero más icónico de la “perestroika”.

La cinta, que el cineasta ha terminado de montar desde su lugar de detención, competirá en la sección oficial del certamen -del 8 al 19 de mayo- por la Palma de Oro, pero ni su protagonista, ni probablemente su director, podrán acudir a presentarla.

Tsoi pasó de la categoría de mito a leyenda cuando un fatídico accidente de tráfico acabó con su vida a los 28 años de edad, el 15 de agosto de 1990.

El cantante, compositor e ídolo de la juventud en la última década de la Unión Soviética, estaba en la cima de la fama con su grupo Kinó, y su muerte fue una auténtica tragedia nacional en aquella decisiva etapa en la que Mijail Gorbachov impulsaba los cambios que terminaron con la desintegración de la URSS.

“!Cambios!, !Queremos cambios, es lo que pide nuestro corazón, es lo que piden nuestros ojos!”, cantaba Tsoi en uno de sus más famosos temas, llamado precisamente “Peremeni” (Cambios), presentado en 1986 y que se convirtió casi en el himno de toda una época.

Víktor Tsoi nació en 1962 en Leningrado (la actual San Petersburgo), hijo de una profesora de gimnasia rusa y un ingeniero de etnia coreana natural de Kazajistán.

La película “Leto” de Serébrennikov -una historia de rock, amor y amistad, según sus productores- transcurre en los inicios de la carrera de Tsoi, en el verano de 1981, cuando los primeros roqueros soviéticos comenzaban a actuar en salas alternativas de Leningrado y en apartamentos privados, influenciados por estrellas occidentales como Led Zeppelin.

Poco después Tsoi debutaba acompañado por algunos músicos de la banda de folk-rock Acuarium, una de las pioneras en la URSS, con tanto éxito que inmediatamente pudo reclutar a los miembros del que sería el grupo más emblemático de la “perestroika”, Kinó.

Desde su primer concierto en 1982, Tsoi y Kinó grabaron nueve discos, llegaron a llenar el estadio “Lenin” (actual Luzhniki) con 70.000 personas y se convirtieron en el grupo de culto de la juventud soviética que anhelaba cambios.

Víktor protagonizó la película “Iglá” (La aguja, 1988) y participó con una escena final en el filme ASSA (1986), cantando precisamente “Cambios”.

Las letras de sus canciones decían lo que la gente quería escuchar, a favor de mayor libertad o contra la guerra de Afganistán, con frases como “el tren me lleva adonde yo no quiero ir”, de su tema “Elektrichka”, como se llama en ruso el tren de cercanías.

Después del enorme éxito de “Cambios”, la banda sacó en 1988 “Gruppa krovi” (Grupo sanguíneo), que los elevó a fenómeno de masas.

A pesar de ello, Víktor Tsoi siguió siendo él mismo, un chico amable, admirado por todos y sin asomo de divismo, las cualidades por las que era adorado y querido.

Su absurda muerte en Letonia al empotrarse su coche contra un autobús cuando acababa de grabar la voz para un nuevo disco conmocionó al país entero, jóvenes y mayores, y algunos de sus fans llegaron a suicidarse.

Los músicos de su banda rescataron la grabación que acababa de hacer Víktor con su voz, la mezclaron con la música y sacaron “Chorni Album” (El álbum negro), que superó todos los récords y reforzó aún más la leyenda de Tsoi.

“Tsoi vive”, esas dos palabras comenzaron a aparecer tras su muerte en muros y grafitis, un homenaje de sus miles de fans, que no dejan de llevarle flores a su tumba en San Petersburgo.

La película de Serébrennikov, sin embargo, no es una biografía de Tsoi, sino un drama musical sobre la explosión del rock alternativo en ese Leningrado de la perestroika, empujado por los vientos de cambio que soplaban.

No parece probable que las autoridades rusas permitan viajar a Cannes al director desde su arresto domiciliario en Moscú, de donde solo salió brevemente el pasado febrero para asistir al funeral de su madre.

El respetado intelectual y director teatral, de 48 años, fue detenido en agosto pasado acusado de malversar fondos públicos por la supuesta apropiación de 68 millones de rublos (cerca de un millón de euros) asignados para un proyecto artístico.

Serébrennikov, que ha participado en manifestaciones de protesta contra el presidente ruso, Vladímir Putin, y ha sido objeto de polémica por su ballet “Nureyev” sobre el legendario bailarín ruso exiliado en Occidente Rudolf Nureyev (1938-1993), niega las acusaciones y las califica de absurdas.

 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *