En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿Dónde está el pastor?

¿Dónde está el pastor?
¿Dónde está el pastor?

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Este lunes en El Informe le presentamos a un pastor que de noche predica, pero de día se dedica, no a la palabra, sino al abuso sexual de adolescentes, de su congregación.

Se trata de las bailarinas de la iglesia, las que danzan en los cultos.

[jwplayer mediaid=”206655″]

El problema es que Natanael Rodríguez, aparentemente conocedor de la Biblia y la palabra de Dios quería, que las jovencitas bailaran al son que él quería, insinuándoles todo tipo de actos sexuales y hasta enviando fotos pornográficas.

Gradualmente, un grupo de niñas perdió el amor por la iglesia, como si se cumpliera lo escrito en Mateo 24: Aparecerán falsos profetas, que engañarán a mucha gente, y tanta será la maldad, que el amor se enfriará en muchos.

Y si vamos a Marcos 9, versículo 42, dice: “Si alguien llegara a escandalizar a uno de estos pequeños que tienen fe, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo arrojaran al mar”.

Tal parece que esa lección Bíblica el pastor no la escucho.

Tristemente, logró ganar la confianza de estas niñas a tal punto que una de ellas dijo delante de nosotros:

“Él hace eso, pero no es malo”, añadiendo que  “Dios perdona hasta setenta veces siete”.

La inocencia de esa menor no le dejar ver que en esa misma Biblia, Mateo también dice: “Cuídense de los falsos profetas: se presentan ante ustedes con piel de ovejas, pero por dentro son lobos feroces”

Quien sabe cuántas  adolescentes han sido víctimas de las garras de este lobo, que dicho sea de paso no está ni registrado como pastor en el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica.

Los padres de familia tienen que estar cada vez más vigilantes para evitar que sus hijos puedan ser lesionados emocionalmente por individuos viciosos y perturbados que, disfrazados de protectores espirituales, abusan de la ingenuidad para dar rienda suelta a sus deformaciones.

A las autoridades toca también actuar para que cualquier culpable de una acción tan aberrante como esa reciban un ejemplarizador castigo en la Justicia y ante la sociedad.

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *