Foto de archivo

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El presidente de la Asociación Dominicanos de Aduaneros instó a los empresarios industriales asumir las más de 300 mil plazas de trabajo que se perderán por el conflicto de la importación de pacas en el país.

Pedro Moronta sostuvo que la prohibición de la mercancía ha provocado una recesión en la mano de obra que incursionaba en ese comercio y aseguró que no es justo que esas familias se queden sin su sustento.

Reconoció que las autoridades de Aduanas tienen toda la potestad de tomar las medidas necesarias ante cualquier irregularidad, pero que también desde el Estado se debe abogar porque dominicanos no se queden sin su medio de subsistir.