La institución señala que, al contrastarlas con agosto de 2019, año previo a la pandemia, las remesas de agosto 2021 exhibieron un crecimiento de 38.8 %, unos US$243.6 millones más.

SANTO DOMINGO.- El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) informa que en el mes de agosto de 2021 las remesas recibidas alcanzaron una cifra de US$872.0 millones, sobrepasando en US$102.2 millones a las registradas en agosto de 2020.

La institución señala que, al contrastarlas con agosto de 2019, año previo a la pandemia, las remesas de agosto 2021 exhibieron un crecimiento de 38.8 %, unos US$243.6 millones más.

De manera acumulada, entre enero y agosto de este año, las remesas alcanzaron los US$7,031.5 millones, superiores en US$1,959.1 millones que el mismo periodo de 2020, registrando un 38.6 % de crecimiento interanual.

El BCRD explica que la continua mejoría de las condiciones económicas de los Estados Unidos (EEUU) es uno de los principales factores que sigue incidiendo sobre el comportamiento de las remesas, ya que desde ese país provino el 84.5 % de los flujos de

julio, donde residen más de 2 millones de personas de origen dominicano, según la Oficina  del Censo de EEUU. .

Específicamente, se observa cómo se ha ido recuperando el empleo en ese país, especialmente tras la creación de 235 mil nuevos puestos de trabajo, lo que resultó en una tasa de desocupación de 5.2 %, un descenso de 0.2 % respecto al 5.4 % de julio.

Particularmente, el desempleo de los hispanos en EEUU pasó a 6.4 % en agosto de 6.6 % en el pasado mes.

El Banco Central indica que, además de los EEUU, en agosto se destaca la recepción de remesas desde España en el orden de 7.1 %, país europeo con la mayor cantidad de migrantes dominicanos. Le siguen Haití e Italia con 1.0 % y 0.9 %, respectivamente. El resto

de la recepción de remesas se reparte entre países como Suiza, Canadá y Panamá, entre otros.

En cuanto la distribución de las remesas recibidas por provincias, el BCRD detalla que el Distrito Nacional obtuvo la mayor proporción, un 33.8 %, seguido por las provincias Santiago y Santo Domingo, con un 14.4 % y 8.4 %, respectivamente. Esto indica que más de la mitad (56.6 %) de las remesas, se recibe en zonas metropolitanas del país.

La institución señala la incidencia de las remesas en la inversión en actividades productivas de varios sectores mediante los efectos multiplicadores en los lugares donde se reciben y a medida que se filtran en la economía local o regional.

Existe evidencia empírica de un impacto positivo de las remesas en la educación de los hogares, al reducir el riesgo de

deserción escolar y ayudar al pago de colegiaturas y útiles escolares además de incrementar el nivel de salud de los hogares, mediante su uso para cubrir necesidades médicas y en la prevención de enfermedades.

Los flujos de remesas también son relevantes para la inclusión financiera. Si bien las empresas remesadoras recibieron el 81.1 % de los flujos de agosto 2021, las entidades de intermediación financiera canalizaron el 18.9 % de las remesas recibidas por canales

formales, superando al 16.5 % observado en el mismo mes de 2020.

Esto sugiere un acercamiento mayor de los agentes económicos a los servicios ofrecidos por la banca.

El BCRD destaca que las perspectivas sobre las condiciones del sector externo dominicano se mantienen positivas, ya que la efectividad del proceso de vacunación en el país, el dinamismo de las remesas, el crecimiento de las exportaciones, más el proceso de recuperación del turismo y los proyectos de inversión extranjera directa que se llevan a cabo en diferentes sectores de la economía, contribuyen con un mayor flujo de divisas al país.

Esto ha permitido mantener la estabilidad relativa del tipo de cambio, de tal manera que en el mes de agosto la tasa de cambio se apreció un 2.2 % respecto a diciembre de 2020.

Este mayor flujo de divisas ha permitido la acumulación de reservas internacionales, que superan los US$13 mil millones al cierre de agosto, un 14.3 % del PIB y equivalentes a 7.5 meses de importaciones.

Estas métricas superan los niveles recomendados por el FMI, contribuyendo a que la República Dominicana mantenga una posición externa favorable con perspectivas de obtener un menor déficit de cuenta corriente en 2021, en torno al 1.5 % del

PIB.

El Banco Central reitera que continúa alerta para seguir tomando las medidas necesarias que garanticen la estabilidad de precios y del mercado cambiario durante el proceso de reactivación que ha iniciado la economía dominicana.